Nuevo informe: cientos de bosquimanos sufren abusos en Botsuana 14 octubre 2014

Mogolodi Moeti es solo uno de los cientos de bosquimanos que han sufrido abusos por parte de los guardas forestales y la policía. “Me dijeron que incluso si me mataban, no se presentarían cargos contra ellos porque lo que me hacían era orden del Gobierno”, declaró.
Mogolodi Moeti es solo uno de los cientos de bosquimanos que han sufrido abusos por parte de los guardas forestales y la policía. “Me dijeron que incluso si me mataban, no se presentarían cargos contra ellos porque lo que me hacían era orden del Gobierno”, declaró.

© Survival International

Un nuevo informe de Survival International, el movimiento global por los derechos de los pueblos indígenas y tribales, saca a la luz cientos de casos de palizas, arrestos y abusos sufridos por los bosquimanos del Kalahari en Botsuana a manos de guardas forestales y de agentes de policía.

El informe, “They have killed me: the persecution of Botswana’s Bushmen 1992- 2014” (“Me han asesinado: la persecución de los bosquimanos de Botsuana 1992-2014”) detalla más de 200 casos de abusos violentos registrados entre 1992 y 2014, incluyendo un bosquimano que falleció después de haber sido torturado, un niño que recibió un disparo en el estómago después de que su padre negase a la policía la entrada a su hogar sin una orden y un bosquimano que fue enterrado vivo por matar a un antílope.

Los bosquimanos son ilegalmente expulsados de su tierra ancestral en la Reserva de Caza del Kalahari Central (CKGR por sus siglas en inglés) en nombre de la “conservación”. Se les acusa de “caza furtiva” porque cazan para alimentarse, y se enfrentan a arrestos y palizas, tortura y muerte a manos de guardas forestales y la policía paramilitar.

Xoroxloo Duxee murió de deshidratación en 2005. Era una de las muchas bosquimanas que consiguieron permanecer en la reserva, resistiendo las expulsiones. Pero el gobierno cortó todos los accesos a agua de los residentes que se negaron a dejar sus hogares.
Xoroxloo Duxee murió de deshidratación en 2005. Era una de las muchas bosquimanas que consiguieron permanecer en la reserva, resistiendo las expulsiones. Pero el gobierno cortó todos los accesos a agua de los residentes que se negaron a dejar sus hogares.
© Survival

El Departamento de Estado de EE.UU. ha calificado la discriminación contra los bosquimanos como “una preocupación de primer orden relativa a derechos humanos” y el Gobierno ha sido condenado nacional e internacionalmente por el Tribunal Supremo de Botsuana, Naciones Unidas, la Comisión Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos, el activista político motswana y antiguo prisionero de Robben Island, Michael Dingake, John Simpson de la BBC, y muchos más.

La CKGR fue creada como un “santuario” para que los bosquimanos pudieran continuar con su modo de vida como cazadores-recolectores en 1961. Pero tras el descubrimiento de diamantes en la reserva en los años ochenta, el Gobierno comenzó a forzar a los bosquimanos a abandonar sus tierras ancestrales.

Los pueblos indígenas y tribales como los bosquimanos cuidan el medioambiente mejor que nadie, pero el presidente de Botsuana, Ian Khama, ha justificado su persecución en nombre de la “conservación”, mientras permite que la minería de diamantes y la explotación por fracking o fracturación hidráulica sigan adelante en la reserva.

Bosquimanos hacen un llamamiento al presidente Khama para que respete su derecho a cazar en sus tierras ancestrales.
Bosquimanos hacen un llamamiento al presidente Khama para que respete su derecho a cazar en sus tierras ancestrales.
© Survival International

Una sentencia del Tribunal Supremo en 2006 garantizó el derecho de los bosquimanos a vivir y cazar dentro de su reserva, pero el Gobierno ha impuesto una prohibición de caza a escala nacional, que en la práctica les fuerza a salir de su tierra por hambre. Mientras tanto, ricos cazadores de trofeos son alentados a cazar especies protegidas en recintos de caza privados.

El director de Survival, Stephen Corry, ha declarado: “Todos estos crímenes han sido cometidos en nombre de la ‘conservación’ pero ninguna organización conservacionista ha apoyado a los bosquimanos. Ahora están siendo acusados de “caza furtiva” porque cazan para alimentarse; las familias de los bosquimanos corren riesgo de hambruna si permanecen en sus tierras mientras el Gobierno fomenta la caza mayor entre los que pagan por ella. La enorme ONG Conservation Internacional da la bienvenida en su directiva al presidente Khama. La coalición contra la caza furtiva del Príncipe Guillermo, United for Wildlife, lo invita como huésped de honor, e incluso le pide que sea el anfitrión en su próxima reunión, pese a que es directamente responsable de intentar acabar con los últimos cazadores bosquimanos de África. Survival está combatiendo estos abusos. Es hora de que los secretos de la industria de la conservación sean expuestos”.

Notes para periodistas:

- Descarga el informe de Survival sobre los violentos abusos sufridos por los bosquimanos del Kalahari (en inglés, PDF 4MB).
- Visita la página de Survival “Los parques necesitan a los indígenas” para más ejemplos de pueblos indígenas expulsados ilegalmente de sus tierras ancestrales en nombre de la “conservación”.

 

Comparte este a noticia.

 

Actúa ahora para ayudar a los bosquimanos

Tu ayuda es fundamental para la supervivencia de los bosquimanos. Puedes colaborar de diferentes maneras:

Suscribir

Recibe un mensaje mensual con noticias sobre pueblos indígenas:

Suscríbete a nuestras RSS:

 

o síguenos en la web:

Archivo de noticias