Inauguran una desastrosa presa en Etiopía

Dos jóvenes mursis del pueblo Mursi Hanna, en el valle bajo del Omo, durante un día de mercado.
Dos jóvenes mursis del pueblo Mursi Hanna, en el valle bajo del Omo, durante un día de mercado.

© Greg Lupe/Survival

El 17 de diciembre se inauguró una de las presas más polémicas de la historia. La presa Gibe III ha acabado con las inundaciones naturales del río Omo en Etiopía de las que dependen 100.000 indígenas y que afectan indirectamente a otras 100.000.

Expertos han alertado de que esto podría suponer también el fin del lago Turkana en Kenia, el mayor lago del mundo situado en un entorno desértico, y un auténtico desastre para los 300.000 indígenas que viven en sus orillas.

La presa fue construida por el gigante italiano de la construcción Salini Impregilo, contra el que Survival presentó un recurso que se encuentra en proceso. Actualmente está en marcha la construcción de las presas Gibe IV y Gibe V río abajo.

Expertos alertan de que las inundaciones artificiales no se han ensayado, que ofrecen poca seguridad y que es improbable que se efectúen por su alto coste.
Expertos alertan de que las inundaciones artificiales no se han ensayado, que ofrecen poca seguridad y que es improbable que se efectúen por su alto coste.

© Greg Lupe/Survival

El Gobierno etíope y la empresa Salini alegaron que las inundaciones artificiales reemplazarían a las naturales; sin embargo, en los últimos dos años las autoridades no han liberado suficiente agua para abastecer el sustento de la población.

Muchos se han vuelto dependientes de la ayuda alimentaria, que no se ha repartido con regularidad ni en cantidades suficientes. Un testigo hizo saber a uno de los miembros directivos de International Rivers: “El río ya no nos proporciona lo necesario. Mi gente se enfrenta a un problema grave. La ayuda no es suficiente para sobrevivir”.

“El nivel del río continúa bajando. Los cocodrilos siguen en el río, pero con problemas. Los peces tienen dificultades para desovar. Cada año hay menos y menos peces.”

Mujer kara, valle bajo del río Omo, Etiopía.
Mujer kara, valle bajo del río Omo, Etiopía.
© Eric Lafforgue/Survival

Esta región es una de las zonas claves de la evolución humana reciente y tiene un índice de biodiversidad excepcional, con dos lugares Patrimonio de la Humanidad y cinco parques nacionales. El responsable de la Agencia de Conservación de Kenia dijo en marzo que la presa estaba desencadenando “uno de los peores desastres naturales imaginables.”

El pasado sábado el director de Survival International, Stephen Corry, se preguntaba: “¿Qué están inaugurando realmente en el día de hoy? El aumento de la hambruna, de la inseguridad y de la destrucción medioambiental. Durante años los expertos insistieron al Gobierno y a Salini que tomaran precauciones, pero hicieron oídos sordos. Tratarán de atribuir la hambruna resultante a un desastre natural, pero esta miseria es de su propia creación”.