Matsés denuncian amenaza de prospección petrolera en tierras de indígenas no contactados

En una entrevista insólita concedida a Survival, la mujer matsés, Antonia Duni, habla sobre el futuro de su hijo.
En una entrevista insólita concedida a Survival, la mujer matsés, Antonia Duni, habla sobre el futuro de su hijo.
© Survival

Indígenas matsés de la Amazonia peruana y brasileña han denunciado la amenaza de exploraciones petroleras en sus tierras ancestrales, que son el hogar de pueblos indígenas no contactados.

Indígenas matsés de Brasil y Perú denuncian la exploración petrolera en su reunión binacional

© OGM, CTI y Grão Fino Filmes

Los matsés viven en la Frontera amazónica de los no contactados, una franja de selva a caballo entre las fronteras de Perú y Brasil, hogar del mayor número de pueblos indígenas aislados del planeta.

En sus tierras ancestrales hay dos lotes petroleros. El primero está en un área habitada por pueblos indígenas no contactados. En 2012, la empresa petrolera canadiense Pacific E&P inició la exploración petrolera en este lote y se dispone ahora a hacerlo de nuevo .

La prospección petrolera es devastadora para los pueblos indígenas aislados. Son los pueblos más vulnerables del planeta y cualquier operación en sus tierras aumenta el riesgo de contacto no deseado: La historia muestra que la exploración petrolera puede aniquilar a tribus no contactadas, que carecen de inmunidad frente a las enfermedades que propagan los forasteros.

Un hombre matsés dijo en la reunión: “[…] estoy preocupado, hay ‘aislados’ y no están informados sobre nada de eso [las empresas petroleras]”.

El otro lote petrolero está ubicado en tierra cuya titularidad es de matsés contactados. En 2016, Pacific E&P rescindió su contrato, frente a la firme oposición de la comunidad indígena. Ahora la tribu desarrolla una campaña para que la concesión se cancele definitivamente.

Otro hombre matsés dijo: “Hoy no quiero criar a mis hijos como bandidos, destruidos por la guerra y por el petróleo. De ahí viene el impulso a la defensa (…). Puede que haya una guerra y por eso nos hemos reunido aquí, matsés. Las compañías petroleras traerán lo peor y con tal ofensa no vamos a permanecer callados, explotados en nuestra propia casa. Si es necesario morir, vamos a morir en la guerra contra el petróleo”.

La organización indígena local ORPIO ha demandado al Gobierno peruano ante los tribunales por la amenaza que supone la exploración petrolera.