PROHÍBEN a la BBC grabar en reservas de tigres de la India tras investigar sobre las medidas conservacionistas de disparar en el acto

Fragmento del reportaje de la BBC sobre el modelo de conservación de la naturaleza en el Parque Nacional de Kaziranga (India) donde Justin Rowlatt muestra cómo el parque no tiene los límites marcados. Un indígena murió al ser disparado por atravesar esta línea invisible cuando intentaba recuperar ganado extraviado.
Fragmento del reportaje de la BBC sobre el modelo de conservación de la naturaleza en el Parque Nacional de Kaziranga (India) donde Justin Rowlatt muestra cómo el parque no tiene los límites marcados. Un indígena murió al ser disparado por atravesar esta línea invisible cuando intentaba recuperar ganado extraviado.

© BBC

Se acaba de conocer que el Gobierno de la India ha prohibido a la cadena británica BBC volver a grabar en cualquier reserva de tigres del país durante cinco años después de que su corresponsal en el sur de Asia investigara las políticas conservacionistas de “disparar en el acto”.

Justin Rowlatt investigó el impacto de estrategias conservacionistas mortales en comunidades indígenas que viven alrededor del Parque Nacional de Kaziranga para un reportaje emitido el pasado mes de febrero. El reportaje documentaba casos de palizas, tortura y muerte en el parque nacional, donde se estima que en los últimos veinte años 106 personas han sido asesinadas sin mediar juicio alguno, incluido un joven indígena con una discapacidad severa.

Las autoridades en materia de conservación de la India también han amenazado a Rowlatt con revocar su visado.

El pasado mes de julio guardaparques dispararon y mutilaron de por vida a un niño indígena de solo siete años en Kaziranga. A los guardas se les ordena que disparen contra cualquier intruso, según reconoció uno de ellos al ser entrevistado para el reportaje, y cuentan con inmunidad efectiva frente a enjuiciamientos si matan o hieren a algún sospechoso.

Con solo siete años, Akash Orang fue disparado en las piernas por un guardaparques en Kaziranga. Assam, India.
Con solo siete años, Akash Orang fue disparado en las piernas por un guardaparques en Kaziranga. Assam, India.

© JEEPAL

A pesar del testimonio de los guardaparques entrevistados y de indígenas afectados por esta brutal política, de las palabras extraídas de un informe del propio director del parque, de grabaciones de expulsiones violentas y de la negativa a condenar los disparos en el acto por parte de un alto cargo de WWF-India, las autoridades en materia de conservación en la India han tratado de afirmar que el informe era “gravemente erróneo”.

La Autoridad Nacional de Conservación del Tigre de la India (NTCA) se ha quejado de que el reportaje debería haber sido sometido a una “previsualización obligatoria” por parte del Ministerio de Asuntos Exteriores de la India “para eliminar cualquier divergencia”.

Igualmente han aseverado que los productores del reportaje no deberían haber “grabado después del anochecer” y que se “desviaron” de la sinopsis original que habían enviado al Ministerio de Medioambiente.

Dos colonos no indígenas fueron asesinados durante violentas expulsiones al borde de Kaziranga a finales de 2016.
Dos colonos no indígenas fueron asesinados durante violentas expulsiones al borde de Kaziranga a finales de 2016.

© The Wire

Actualmente el parque está siendo ampliado, lo que podría derivar en expulsiones ilegales de comunidades tribales y locales.

Survival International fue entrevistada para el reportaje de la BBC, y encabeza la campaña global para combatir estos abusos que se cometen en nombre de la conservación. Survival promueve un modelo de conservación que respete los derechos de los pueblos indígenas como a los mejores guardianes y conservacionistas del mundo natural, y defiende que se ponga fin a peligrosas políticas como la de disparar en el acto.

El director de Survival International, Stephen Corry, declaró hoy: “La censura de prensa es un sello distintivo de los regímenes gubernamentales opresivos. En esta ocasión son los conservacionistas los que pretenden frenar la libertad de expresión. No es sorprendente: tienen mucho que esconder. Como las investigaciones de Rowlatt han expuesto, las autoridades en materia de conservación de la India son responsables de graves violaciones de derechos humanos. Disparar en el acto es ilegal, inmoral y está perjudicando los esfuerzos de conservación de la naturaleza. Es hora de que las grandes organizaciones conservacionistas condenen esta locura.”