Survival llama al boicot turístico de Botsuana

Piscina de Wilderness Safaris en la RCKC de Botsuana, que fue edificado en la tierra que habitan los bosquimanos desde hace siglos sin su consentimiento. Mientras los turistas pueden disfrutar de un baño, muchos bosquimanos han sido forzados a pasar hambre y sed para obligarles a abandonar su tierra.
Piscina de Wilderness Safaris en la RCKC de Botsuana, que fue edificado en la tierra que habitan los bosquimanos desde hace siglos sin su consentimiento. Mientras los turistas pueden disfrutar de un baño, muchos bosquimanos han sido forzados a pasar hambre y sed para obligarles a abandonar su tierra.
© Survival International

Survival International, la organización de derechos humanos por los pueblos indígenas, ha llamado hoy a los turistas a boicotear a Botsuana hasta que el Gobierno finalice su brutal campaña de persecución contra los bosquimanos del Kalahari.

Este llamamiento coincide con el Día Mundial del Turismo, que se celebra hoy 27 de septiembre, y que Botsuana está utilizando para promover su “diversidad cultural y hospitalaria gente”.

Sin embargo, su Gobierno está inmerso en una campaña que dura ya 13 años para expulsar a los bosquimanos, los primeros habitantes del país, de sus tierras ancestrales en la Reserva de Caza del Kalahari Central (RCKC). Muchos han sido expulsados varias veces de sus hogares en la reserva y realojados en lúgubres campos de reasentamiento.

Aunque los bosquimanos ganaron una batalla legal para que se les permitiera regresar a casa, el Gobierno está intentando condenarlos a pasar hambre para obligarlos a abandonar la reserva. Ha prohibido su acceso al agua (no se les permite usar su antiguo pozo, que ha sido deshabilitado) y a los alimentos (no se les permite cazar).

Las acciones del Gobierno han sido criticadas por Naciones Unidas – su experto en el tema dijo que los bosquimanos se enfrentan “a duras y peligrosas condiciones debido a la falta de acceso al agua”- y por la Comisión de Derechos Humanos y de los Pueblos de la Unión Africana.

Y mientras a los bosquimanos se les niega el agua y la comida, el Gobierno promueve el turismo en la reserva (Wilderness Safaris ha abierto un alojamiento turístico de lujo con piscina) y es probable que conceda a Gem Diamonds la licencia para operar una mina de diamantes en una de las comunidades bosquimanas.

El presidente de Botsuana, Ian Khama, que forma parte de la Junta Directiva de Conservation International, además de tener vínculos personales con Wilderness Safaris, ha descrito el modo de vida de los bosquimanos como una fantasía arcaica. El presidente de Wilderness Safaris, Andy Payne, ha dicho que “cualquier bosquimano que quiera un vaso de agua puede tomar uno”.

Fuentes internas a Survival declararon hoy: “Es obvio que el presidente de Botsuana nunca ha perdonado a los bosquimanos por regresar a sus tierras ancestrales y ahora se está asegurando de que sean acosados repetida y permanentemente. Y mientras tanto, sigue formando parte de la Junta Directiva de Conservation International, y el país recibe alabanzas por sus industrias turística y de conservación medioambiental. Los turistas deberían decidir si realmente quieren apoyar la destrucción de los bosquimanos cazadores de África”.