Información de contexto

Reservas de tigres, India

Las vidas de muchos pueblos tribales de la India están siendo destruidas en nombre de la conservación de tigres.

Esto es ilegal según el derecho nacional e internacional. Y no salvará a los tigres.



Expulsiones ilegales, amenazas y abusos

Algunos de los pueblos tribales de la India están siendo expulsados ilegalmente de sus tierras ancestrales en nombre de la conservación de tigres. Se les promete tierra alternativa, casas y dinero, pero esto no son más que mentiras: por lo general reciben poco o nada y terminan viviendo en los márgenes de su territorio en condiciones de miseria absoluta.

Todo esto es ilegal: la ley dice que pueden permanecer en su tierra, pero con frecuencia los guardas forestales los arrestan, multan, golpean e intimidan hasta que se marchan.

Bardan Singh, hombre baiga, fue víctima de abusos por parte de los guardas forestales de la Reserva de Tigres de Khana, India.
Bardan Singh, hombre baiga, fue víctima de abusos por parte de los guardas forestales de la Reserva de Tigres de Khana, India.
© Survival

Los guardas forestales me golpearon hasta que caí del árbol. Me rompí la cadera y no podía levantarme. Me arrastré hasta los confines del parque. Los guardas simplemente me abandonaron y se marcharon caminando.

Bhardan Singh, Kanha, Febrero de 2013


Si quieren salvar a los tigres cuiden a los pueblos tribales

No existen evidencias de que la expulsión de pueblos tribales de sus tierras proteja a los tigres: de hecho, es más probable que los perjudique. Los pueblos indígenas y tribales son los mejores conservacionistas y guardianes del mundo natural: deberían estar en la primera línea de la conservación de tigres y, sin embargo, se les excluye de ella.

Lejos de matar tigres, a menudo los veneran. Incluso hay pruebas de que hay más tigres en regiones donde no se ha expulsado a los indígenas. Las multitudes de turistas pueden estresar a los animales; los tigres tampoco pueden cazar ya el ganado de las tribus.

La industria de la conservación destruye la vida de los pueblos indígenas, pero Survival está combatiendo estos abusos. Sabemos que los pueblos indígenas y tribales cuidan del medio ambiente mejor que nadie.

Antes, todo era jungla. Nosotros éramos la jungla, la jungla nos lo daba todo. Éramos felices. Éramos fuertes, estábamos en forma. Ahora está todo vallado y no tenemos nada. Ya no somos fuertes. Ya no estamos sanos. Este es nuestro bosque. Es nuestra selva. Deberíamos protegerla.

Sakru Dhurwey, hombre baiga


¿Qué puedes hacer?

La Ley de Derechos Forestales de la India reconoce los derechos de las comunidades tribales a permanecer en su tierra y a cosechar sus recursos, incluso cuando se ha convertido en una zona de conservación. Estos derechos se violan continuamente y muchos indígenas ni siquiera saben de su existencia.

Pero hay esperanza. Survival está trabajando con colaboradores sobre el terreno para asegurarse de que los pueblos tribales de la India sean informados sobre sus derechos. Estamos desarrollando una campaña para evitar que se produzcan más expulsiones de las reservas de tigres y estamos apoyando a quienes buscan que las injusticias cometidas en el pasado sean reparadas.

Necesitamos tu apoyo para detener la última serie de expulsiones. Por favor, actúa ahora.


Indígenas gonds y baigas a los que se prohíbe entrar en la Reserva de Tigres de Khana, en la India, el que fue su hogar durante incontables generaciones.
Indígenas gonds y baigas a los que se prohíbe entrar en la Reserva de Tigres de Khana, en la India, el que fue su hogar durante incontables generaciones.
© Survival


Vivir con miedo: reserva de tigres de Kanha

Hombre gond entrevistado por Survival tras su expulsión.
Hombre gond entrevistado por Survival tras su expulsión.
© Survival

Durante décadas, algunas comunidades tribales han vivido con miedo a ser expulsadas de la turística Reserva de Tigres de Kanha. De hecho, muchos poblados ya han sido desalojados. Las vidas de sus habitantes, así como sus medios de vida, han sido destruidos.

Este vídeo se grabó en 2012. Desde entonces, este poblado ya ha sido expulsado de su tierra.

Los baigas que han sido expulsados de la reserva pueden encontrar trabajos de baja categoría en la industria turística o como guías. Ante la falta de alternativas, muchos malviven recogiendo leña del interior de la reserva para proveer a los hoteles cercanos. Si se les descubre dentro de la reserva, se enfrentan a palizas y multas. De hecho, cualquier baiga que sea sorprendido en el bosque corre el riesgo de ser golpeado, sin importar que estuviera trabajando para los hoteles o recolectando sus propios productos en el bosque.

Mientras que a ellos se les prohíbe el acceso a su tierra, presencian cómo los vehículos turísticos la atraviesan en busca de tigres y cómo se construyen nuevos hoteles en los mismos territorios de los que han sido expulsados.

La industria del turismo está dañando la conservación. ¿Por qué organizaciones como WWF apoyan esto?

Turistas observan a un tigre en el Parque Nacional de Bandhavgarh
Turistas observan a un tigre en el Parque Nacional de Bandhavgarh
© Brian Gratwicke


Guardianes de la naturaleza

El futuro de los baigas se presenta sombrío e incierto, como el de todos los indígenas que han sido despojados de sus tierras y recursos. Comunidades que habían sido autosuficientes son forzadas a depender de los alimentos que les dan como limosna, mientras que las enfermedades mentales y físicas, la desnutrición y el alcoholismo se disparan, a la par que la esperanza de vida se desploma.

Los baigas y los gonds han convivido con, y cuidado de, la fauna y flora de Kanha durante generaciones. Han contribuido a capturar a cazadores ilegales, a controlar incendios forestales y a monitorear la fauna. Pero, una vez expulsadas, las comunidades pueden volverse hostiles a las medidas conservacionistas y al turismo asociado como consecuencia del sufrimiento que les han acarreado.

Con sus medios de vida destrozados y sus lazos con la selva cortados, su motivación por colaborar con los conservacionistas se desvanece, y estos terminan alienando a los que deberían ser sus aliados en la protección medioambiental.

La conservación de tigres seguirá fracasando mientras los derechos de los pueblos indígenas y tribales a sus tierras no sean respetados y todo el mundo acepte que deberían estar en el centro de los esfuerzos conservacionistas. Los pueblos indígenas cuidan su medioambiente mejor que nadie.

"En 2011, los soligas hicieron historia cuando lograron que se respetaran sus derechos sobre su selva en una zona que se había convertido en una reserva para tigres. Se enfrentaron a la amenaza de expulsión, y ganaron. El éxito de los soligas ha dado esperanza a otras comunidades tribales cuyas tierras les están siendo robadas en nombre de la 'conservación'."
"En 2011, los soligas hicieron historia cuando lograron que se respetaran sus derechos sobre su selva en una zona que se había convertido en una reserva para tigres. Se enfrentaron a la amenaza de expulsión, y ganaron. El éxito de los soligas ha dado esperanza a otras comunidades tribales cuyas tierras les están siendo robadas en nombre de la 'conservación'."
© Shrenik Sadalgi/Survival


Mi corazón llora

"El campamento de Asan Kudar. Más de un centenar de indígenas khadias expulsados de la reserva de tigres Similipal han vivido allí bajo techos de plástico desde 2013. Recibieron apenas una pequeña parte de la compensación prometida y los periódicos de la India proclamaron su expulsión como un modelo 'exitoso'."
"El campamento de Asan Kudar. Más de un centenar de indígenas khadias expulsados de la reserva de tigres Similipal han vivido allí bajo techos de plástico desde 2013. Recibieron apenas una pequeña parte de la compensación prometida y los periódicos de la India proclamaron su expulsión como un modelo 'exitoso'."

© Survival International

El Departamento de Bosques estaba tan entusiasmado con este “poblado” (campamento de Asan Kudar) que llevó a miembros de la tribu munda para que lo visitaran, esperando que así aceptaran voluntariamente su propio “realojo” .

"Telenga Hassa, cuya comunidad se encuentra amenazada con ser expulsada de la Reserva de Tigres de Similipal."
"Telenga Hassa, cuya comunidad se encuentra amenazada con ser expulsada de la Reserva de Tigres de Similipal."

© Survival International

Pero el desenlace no fue el que esperaban. Telenga Hassa, uno de los visitantes mundas, rogó: “Nos dirigimos a usted porque debería permitirnos permanecer en el mismo pueblo en el que vivimos ahora. Protegeremos la fauna, se lo prometemos. ¡No nos traslade! Déjenos quedarnos en el mismo lugar en el que vivimos ahora”.

“Hemos estado allí [en la comunidad de realojamiento de Asan Kudar]. Ver su estado hizo llorar a mi corazón. Por favor, no nos traslade. Por favor, déjenos quedarnos en la misma comunidad en la que estamos ahora.”

Telenga lucha por el derecho de su comunidad a vivir en su bosque y protegerlo. El Departamento de Bosques está ejerciendo una fuerte presión sobre su comunidad para inducir a todos sus habitantes a que se trasladen.

Por favor, ayúdanos a apoyar a esta y otras comunidades a resistir las expulsiones ilegales.







Volver a Guardianes de la naturaleza.

Mantente informado/a

Alertas RSS de Survival

Por e-mail