Información de contexto

Wilderness Safaris

Wilderness Safaris es una empresa turística que tiene alojamientos diseminados por todo el sur de África.

Mientras que el Gobierno de Botsuana niega el acceso al agua a los bosquimanos, Wilderness Safaris ha abierto un complejo turístico en su tierra con bar y piscina.

Suspendido el boicot turístico

A finales de 2010 Survival lanzó un boicot internacional al turismo de Botsuana “hasta que el Gobierno pusiera fin a la brutal campaña de persecución hacia los bosquimanos del Kalahari”.

Poco después lanzamos una petición para que Wilderness Safaris quitara su alojamiento de lujo del territorio bosquimano. En tres meses recogimos 30.000 firmas. Los bosquimanos consiguieron una gran victoria en enero de 2011 cuando el Tribunal de Apelaciones de Botsuana confirmó su derecho a acceder al agua en sus tierras. En consecuencia, hemos suspendido el boicot y la petición, por ahora.

Esto es lo que dice Wilderness Safaris

“Nuestros viajes cambian la vida de la gente”

Wilderness Safaris afirma que sus viajes “cambian la vida de la gente”. Este es sin duda el caso de su Kalahari Plains Camp (Campamento en las llanuras del Kalahari): construido sin consultar a los bosquimanos en cuyas tierras ancestrales se sitúan las instalaciones.

Boicot a Wilderness Safaris
Gente de todo el mundo está mostrando su desagrado con Wilderness comprometiéndose a boicotear la empresa. Visita la web »

Wilderness Safaris inauguró el campamento tras firmar un alquiler con el Gobierno, que espera desarrollar el turismo en la reserva. Sin embargo, el alquiler no reconoce los derechos de los bosquimanos a utilizar y ocupar sus tierras ancestrales, como establece el fallo de 2006 del Tribunal Supremo.

“Varios grupos bosquimanos han prosperado en esta zona durante siglos”

Wilderness Safaris ha situado el campamento en las llanuras del Kalahari dentro del territorio tradicional del grupo de los bosquimanos gana llamados los kgei.


Niño bosquimano, Botsuana. © Fiona Watson/Survival

Los límites del territorio se acordaron en 2001, en una reunión mantenida entre la organización bosquimana First People of the Kalahari (Primeros Pueblos del Kalahari) y el Departamento del Gobierno para la Naturaleza y los Parques Nacionales.

Cuando el Tribunal Supremo falló que los bosquimanos tienen el derecho legal y constitucional a ocupar sus tierras tradicionales, quería decir que tienen el derecho a utilizar y ocupar sus tierras, incluidas en las que se sitúa el campamento, así como la zona circundante utilizada para las rutas de observación de la fauna.

“El agua es el bien más preciado en el desierto”

Wilderness Safaris sabe que “el agua es el bien más preciado en el desierto”. También sabe que los bosquimanos pasan dificultades sin tener acceso al agua, hecho recientemente subrayado por el relator especial de Naciones Unidas para los pueblos indígenas, quien declaró que en la reserva los bosquimanos “hacen frente a condiciones muy duras y peligrosas debido a la falta de acceso al agua”. Sin embargo, esto no les ha impedido abrir una piscina en el Campamento.

“Queremos involucrar a la gente [bosquimanos] de la zona e integrarla en la potencial y mutuamente beneficiosa industria del turismo”

(De la empresa fililial Safari Adventure )


Mujer bosquimana. © Survival

A pesar de haber abierto el campamento sin consultarlos, Wilderness Safaris alega que sí implica a los bosquimanos. Sin embargo, no hay nada “mutuamente beneficioso” en el Campamento en las Llanuras del Kalahari, que permite a sus huéspedes tomar cócteles en la orilla de la piscina, mientras los bosquimanos luchan para encontrar suficiente agua para sobrevivir en sus tierras y se les prohibe usar el agua de sus pozos.

“Un paseo por la naturaleza con estos sabios bosquimanos… ¡No solo hará más intenso tu safari, sino que puede cambiar tu visión de la vida!”

Wilderness Safaris utiliza a los bosquimanos para promocionar su campamento, ofreciendo a sus huéspedes una “ruta interpretada bosquimana”. A los huéspedes del campamento quizá les interese saber que mientras sus paseos les permiten “conocer la cultura única de esta fascinante gente”, los bosquimanos se ven obligados a caminar hasta casi 400 kilómetros para conseguir agua.

Boicot a Wilderness Safaris

Lee la respuesta de Wilderness Safaris response al boicot de Survival en un artículo del investigador “independiente” James Suzman, quien es, de hecho, un alto ejecutivo de De Beers. »