“Guardianes de la Amazonia” interceptan a madereros ilegales para proteger a tribu no contactada

Guardianes de la Amazonia del pueblo indígena guajajara: “Patrullamos, encontramos a los madereros, destruimos su maquinaria y los expulsamos. Hemos parado a muchos madereros. Está funcionando”.
Guardianes de la Amazonia del pueblo indígena guajajara: “Patrullamos, encontramos a los madereros, destruimos su maquinaria y los expulsamos. Hemos parado a muchos madereros. Está funcionando”.

© Guardians of the Amazon

Miembros de un pueblo indígena amazónico, que patrullan su reserva selvática para proteger a familiares no contactados de los madereros ilegales, interceptaron a una infame banda dedicada a la extracción de madera, prendieron fuego a su camión y los expulsaron de su selva.

El grupo, conocido como guardianes de la Amazonia, defiende la región de Arariboia, que un estudio reciente definió como la más amenazada de todo el Amazonas. Esta zona es el hogar de un grupo de indígenas awás no contactados, una tribu conocida por su afinidad con los animales y por su irremplazable conocimiento del bosque, que si entrara en contacto con los madereros se enfrentaría a su completa aniquilación.

Los guardianes son miembros del pueblo indígena guajajara, y describen así la labor que desarrollan: “Patrullamos, encontramos a los madereros, destruimos su maquinaria y los expulsamos. Hemos parado a muchos madereros. Está funcionando”.

Los guardianes, pertenecientes a la tribu guajajara, han hallado refugios abandonados por los awás cerca de donde operan los madereros.

Takwarentxia, hombre awá contactado en 1992 junto a su mujer Hakõa'ĩ y su bebé. El resto de su familia fue asesinada por pistoleros a sueldo de los agroganaderos que deforestan el territorio.
Takwarentxia, hombre awá contactado en 1992 junto a su mujer Hakõa'ĩ y su bebé. El resto de su familia fue asesinada por pistoleros a sueldo de los agroganaderos que deforestan el territorio.

© Fiona Watson/Survival

Según la legislación brasileña el área debería estar protegida, pero el incumplimiento del Gobierno brasileño en este sentido y el peligro extremo para los awás no contactados que deriva de esta falta de protección territorial ha forzado a los guardianes a tomar las riendas de la situación y proteger la zona por sí mismos.

Ahora temen represalias violentas. En 2016 los madereros asesinaron a tres miembros de los guardianes. También sufren incendios provocados y frecuentes amenazas de muerte.


Camión en llamas, vídeo de Survival International (Brasil) en Vimeo.

Los guardianes han enviado a Survival International grabaciones del camión, repleto de madera talada ilegalmente, en llamas, junto a esta petición: “Por favor, muestren al mundo la realidad a la que tenemos que hacer frente. Sabemos que es peligroso y que tenemos enemigos, pero no es momento de esconderse. Queremos que difundan estas imágenes al mundo para que podamos seguir protegiendo nuestra selva”.

Survival International ha escrito de urgencia al Gobierno brasileño pidiendo la protección inmediata y a largo plazo tanto de los guardianes como del área que luchan por proteger. Asimismo, Survival está movilizando a la opinión pública para que envíe a ministros del Gobierno emails mostrando su apoyo a los guardianes.

En palabras del director de Survival International: “Los territorios indígenas son la mejor barrera contra la deforestación, y estos guardianes están defendiendo la última franja verde que sobrevive en medio de un mar de deforestación. Se trata de una prueba más de que los pueblos indígenas son los mejores guardianes y conservacionistas del mundo natural. Los guajajaras son, prácticamente, las únicas personas que se interponen entre los madereros y los awás no contactados que habitan este bosque. La pasividad del Gobierno brasileño ante la deforestación desenfrenada es vergonzosa”.

Sônia Guajajara en una protesta en París contra los planes de Brasil de abrir una serie de megapresas en la Amazonia, marzo de 2014.
Sônia Guajajara en una protesta en París contra los planes de Brasil de abrir una serie de megapresas en la Amazonia, marzo de 2014.

© Survival International

La candidata a la vicepresidencia en Brasil, Sônia Guajajara, pertenece al mismo pueblo indígena que los guardianes y es la primera mujer indígena que se postula para el cargo. Sônia está promoviendo una plataforma de derechos indígenas y de protección medioambiental en medio de un crispado clima político en Brasil, con diferencia el más hostil hacia los pueblos indígenas desde el fin de la dictadura militar en 1985 .

“El trabajo de los guardianes es a la vez extremadamente valioso e increíblemente arriesgado. Nosotros, los pueblos indígenas, no aceptaremos jamás el expolio de nuestra Madre Tierra: la escuchamos, y comprendemos el modo en que nos habla porque nuestras vidas dependen de ella”, declaró hoy Sônia Guajajara.

INFORMACIÓN DE CONTEXTO

Guardianes de la Amazonia
- El grupo de los “guardianes de la Amazonia” lo conforman hombres del pueblo indígena guajajara, en el estado brasileño de Maranhão, que han asumido por iniciativa propia la protección de lo que queda de área selvática en el borde oriental amazónico.
- Quieren salvar la tierra para los cientos de familias guajajaras que viven en ella, y para sus vecinos, con diferencia menos numerosos, los awás no contactados.
- Los guardianes describen así su trabajo: “Patrullamos, encontramos a los madereros, destruimos su maquinaria y los expulsamos. Hemos parado a muchos madereros. Está funcionando”.
- Recientemente los guardianes difundieron un vídeo e imágenes de un encuentro fortuito con indígenas awás no contactados que viven en Arariboia. Puedes ver el vídeo aquí.
- Visualiza otros vídeos de los guardianes hablando sobre su valiente trabajo.

Pueblos indígenas no contactados
- Hay más de un centenar de pueblos indígenas no contactados en todo el mundo. Han decidido no mantener contacto regular con nadie del “mundo exterior”.
- No están “perdidos” o atrapados en una tierra olvidada por el tiempo. Son conscientes del mundo exterior que les rodea, y podrían establecer contacto esporádicamente con tribus cercanas ya contactadas.
- Hay pruebas irrefutables de que los territorios indígenas son la mejor barrera contra la deforestación, especialmente en la selva amazónica.
- Los pueblos indígenas no contactados son los más vulnerables del planeta. Poblaciones enteras están siendo exterminadas por la violencia ejercida por los foráneos que les arrebatan sus tierras y recursos, y por enfermedades como la gripe y el sarampión frente a las que no tienen inmunidad.
- No es extraño que un 90% de la población de un pueblo indígena aislado sea aniquilada a raíz de un primer contacto.

Awás
- Los awás son un pueblo indígena cazador-recolector que vive en la selva oriental de la Amazonia brasileña.
- Mientras algunos awás ya han establecido contacto con el “mundo exterior”, otros permanecen sin contactar.
- Los awás se dieron a conocer como “la tribu más amenazada de la Tierra” durante una exitosa campaña de Survival International para que el Gobierno brasileño expulsara a los madereros ilegales de uno de sus territorios.
- A este pueblo indígena se le conoce por su afinidad con los animales de la selva; algunas familias cuentan con más mascotas que personas entre sus integrantes. Entre ellas hay desde coatíes con apariencia de mapache hasta cerdos salvajes y zopilotes reales.
- Los monos son las mascotas favoritas de los awás y a menudo se les puede ver con su mono mascota sobre su cabeza. Los awás rescatan a monos bebé huérfanos y los adoptan como miembros de la familia, dándoles incluso de mamar.

Arariboia
- El territorio indígena Arariboia comprende un bioma único conocido como “pre-Amazonia”: área de transición entre la sabana y el bosque pluvial propiamente dicho.
- En él se encuentran especies que no han sido halladas en ningún otro lugar de la Amazonia.
- El área del territorio indígena se encuentra amenazada por los madereros ilegales.
- Los recortes drásticos del Gobierno en la financiación de su departamento de asuntos indígenas, FUNAI, y en la protección de la tierra indígena hacen que ahora los peligros sean incluso mayores, dado que el área no se encuentra adecuadamente monitorizada o defendida por las autoridades.
- Una poderosa y violenta mafia maderera opera en la región, con el apoyo de algunos políticos locales.