Un niño indígena protesta sobre la cancha durante la ceremonia de inauguración del Mundial

"Un niño indígena guaraní levantó una pancarta en la que se leía “¡Demarcación ya!”, durante la ceremonia de inauguración del Mundial."
"Un niño indígena guaraní levantó una pancarta en la que se leía “¡Demarcación ya!”, durante la ceremonia de inauguración del Mundial."

© Luiz Pires/CGY

Uno de los tres niños brasileños que soltaron palomas blancas durante la ceremonia de inauguración del Mundial aprovechó la ocasión para pedir el reconocimiento de los derechos territoriales indígenas, pero su protesta fue censurada por la FIFA.

De inmediato y tras liberar a la paloma blanca, Jeguaká Mirim, un niño indígena guaraní levantó una pancarta roja en la que se leía “¡Demarcación ya!”. Pero su valiente protesta no fue televisada puesto que las cámaras rápidamente cortaron la emisión.

El padre de Jeguaká, el escritor guaraní Olívio Jekupe, dijo sobre la acción: “Mostró al mundo que no permanecemos pasivos… Mi hijo mostró al mundo lo que más necesitamos: la demarcación de nuestras tierras”.

Los guaraníes son la tribu más numerosa de Brasil y viven en cinco de sus estados. Buena parte de su tierra les ha sido usurpada para la cría de ganado y las plantaciones de caña de azúcar, mientras muchos guaraníes se ven forzados a vivir hacinados en reservas o en campamentos junto a los bordes de las carreteras donde la desnutrición y la enfermedad están extendidas. Algunos, como la comunidad de Jeguaká, conocida como krukuto, viven en áreas urbanas como São Paulo sin apenas territorio.

Como resultado de la pérdida de sus tierras, los guaraní-kaiowás del estado de Mato Grosso do Sul registran la tasa más elevada de suicidios del mundo, y sus líderes son perseguidos y asesinados cuando intentan reocupar parcelas de su tierra ancestral.

Los guaraníes, Survival International y otras organizaciones están presionando al Gobierno de Brasil para que garantice el cumplimiento de lo establecido en su propia Constitución y en el derecho internacional y delimite el territorio guaraní para su uso exclusivo.

Coca-Cola, uno de los principales patrocinadores de la Copa del Mundo, se ha visto recientemente involucrada en el escándalo del acaparamiento de tierras de los guaraníes al comprar azúcar del gigante alimentario estadounidense Bunge, que a su vez se surte de azúcar proveniente de su territorio ancestral. Los guaraníes piden a Coca-Cola que respete sus derechos y que ponga fin a esta transacción comercial inmediatamente.

"La imagen de Coca-Cola y la FIFA ha sido contrastada con la de un hombre indígena indignado que pide “¡Dejen vivir a los guaraníes!”'"
"La imagen de Coca-Cola y la FIFA ha sido contrastada con la de un hombre indígena indignado que pide “¡Dejen vivir a los guaraníes!”'"

© Survival International

Para llamar la atención sobre la profunda ironía que supone que Coca-Cola y la FIFA promuevan el Mundial con la imagen de un hombre indígena feliz al que acompaña el mensaje “Bienvenidos a la Copa de todo el Mundo”, Survival ha recreado un anuncio alternativo a modo de parodia que muestra al indígena amazónico Nixiwaka Yawanawá dando la bienvenida al público a “El lado oscuro de Brasil” y reclamando que “Dejen vivir a los guaraníes”.

Visita la página de Survival sobre el “Lado oscuro de Brasil’ para conocer más ejemplos del ataque de Brasil a los derechos indígenas.