Los hongana manyawasLos hongana manyawasLos hongana manyawasLos hongana manyawasLos hongana manyawas

Los hongana manyawas

“Somos los hongana manyawas. Defendemos los bosques y las montañas porque los consideramos nuestros padres”

Involúcrate   Hazte socio/a o dona

Indígenas no contactados del Pueblo Indígena Hongana Manyawa en Indonesia podrían ser destruidos por culpa de la minería para baterías de coches eléctricos

Los hongana manyawas son uno de los últimos pueblos nómadas de Indonesia y muchos no han sido contactados. Huyen de las empresas mineras de níquel que destruyen su selva.

 

Mujer hongana manyawa contactada en la selva de Halmahera © Nanang Sujana

Guardianes de su selva

Los hongana manyawas, o “gente del bosque” en su propia lengua, son uno de los últimos pueblos indígenas nómadas de cazadores-recolectores de Indonesia, y muchos no han sido contactados.

Sienten un profundo respeto por su selva y por todo lo que hay en ella: creen que los árboles, como los humanos, poseen alma y sentimientos, así que en lugar de talarlos para levantar sus casas, construyen sus moradas con palos y hojas. Y cuando usan materiales de la selva, realizan rituales para pedir permiso a las plantas y dejan ofrendas por respeto. 

Las vidas de los hongana manyawas están profundamente arraigadas a la selva, desde su nacimiento hasta la muerte. Con cada nacimiento la familia planta un árbol como señal de agradecimiento y entierra bajo él el cordón umbilical de la niña o el niño: este nuevo ser humano crece junto al árbol que marcará su edad. Al final de sus vidas, sus cuerpos se colocan en los árboles, en una zona especial de la selva reservada a los espíritus.

Si no hay más selva, no habrá más hongana manyawas.
Hombre hongana manyawa

Los hongana manyawas se alimentan casi exclusivamente de lo que cazan y recolectan, y son nómadas. Se instalan en una parte de la selva y tiempo después se trasladan a otro lugar para permitir que la primera se regenere. ¡Conocen la selva de Halmahera como nadie! Cazan jabalíes, ciervos y otros animales, y mantienen una estrecha relación con los árboles de sagú que constituyen su principal fuente de hidratos de carbono, y que ahora están amenazados por la deforestación que causa la minería. También tienen increíbles conocimientos medicinales y pueden tratar muchas enfermedades con plantas autóctonas, aunque esto se ha vuelto cada vez más difícil a raíz de las nuevas enfermedades que contraen por el contacto forzoso y de su reasentamiento en aldeas. 

Para mí es mejor seguir desplazándome, porque hay más cantidad y variedad de alimentos y a menudo puedo cazar. Si me quedo todo el tiempo en la aldea es muy duro y la comida escasea.
Hombre hongana manyawa

Grupo nómada hongana manyawa en la selva de Halmahera. Los hongana manyawas obtienen todo lo que necesitan de la selva, y han vivido en ella durante miles de años. © AMAN


Evitar el contacto para sobrevivir

Esta sorprendente grabación de 2021 muestra a un hombre hongana manyawa no contactado que lanza objetos y canta con rabia para ahuyentar a los foráneos que han entrado en su territorio.

La llegada de empresas mineras es solo la última amenaza para los hongana manyawas y su tierra. En las últimas décadas, los sucesivos gobiernos indonesios han intentado, en repetidas ocasiones, forzar el contacto con los hongana manyawas con el objetivo de poner fin a su modo de vida nómada y expulsarlos de su hogar ancestral en la selva. Dicen que es para “civilizarlos”: han intentado sedentarizar a los hongana manyawas y les han construido casas de estilo indonesio. Pero los hongana manyawas sostienen que estas nuevas casas, con tejados de chapa en vez de hojas de palmera, les hacen sentirse “como animales enjaulados”. 

Una mujer hongana manyawa dijo a Survival:

Somos muy felices viviendo en la selva, con diferentes tipos de carne y comida, donde podemos conseguir materiales para el tejado y así reemplazar el tejado de zinc que el Gobierno ha construido para nosotros.
Mujer hongana manyawa

Como les sucede a los pueblos indígenas no contactados de todo el mundo, el contacto forzoso ha tenido un impacto devastador en los hongana manyawas. Desde finales de la década de 1970 hasta principios de la de 1990, las comunidades recién sedentarizadas se vieron afectadas por terribles brotes de enfermedades a las que los hongana manyawas se refieren como “peste”, y que provocaron un enorme sufrimiento, y hasta muertes.

Padecimos muchas enfermedades cuando nos asentamos por primera vez, algunas causaron muertes, y había personas con fiebre que duraba días y noches, y toses interminables durante días, y hasta semanas.
Hombre hongana manyawa

Hongana manyawas no contactados durante un encuentro con indonesios (delante) en 2009. Los encuentros entre hongana manyawas no contactados y foráneos son muy poco habituales, a menudo violentos y siempre peligrosos. © Survival

Los hongana manyawas contactados también han sido utilizados como chivos expiatorios para la policía. Esta a menudo los culpa de delitos con los que no tienen nada que ver. Varios han sido encarcelados por asesinatos que no cometieron y han languidecido en prisión durante muchos años. 

Es mejor vivir en el bosque para que no nos acusen de estas cosas. No nos sentimos seguras, y muchos de los hombres se marcharon a la selva y después vinieron a por sus esposas y familias. Algunos están en lugares remotos... profundamente traumatizados.
Mujer hongana manyawa

Lejos de ser respetados por su modo de vida único y autosuficiente, los hongana manyawas son víctimas de un racismo atroz. Los funcionarios indonesios y los medios de comunicación a menudo los describen como “primitivos”. Existe la creencia generalizada de que se beneficiarían de ”integrarse” en la sociedad, lo que tiene consecuencias desastrosas y mortales.

Muchos hongana manyawas viven ahora en aldeas construidas por el Gobierno. Otros, traumatizados por los intentos gubernamentales de obligarlos a asentarse, han regresado a su selva, al igual que les ha sucedido a tantísimos indígenas no contactados en otras partes del mundo.

Los hongana manyawas no contactados han dejado claro una y otra vez que no quieren sedentarizarse ni que entren foráneos en la selva. Son muy conscientes de los peligros, incluidas las epidemias de enfermedades mortales, que el contacto forzoso trae consigo. Como en el caso del pueblo indígena sentinelés de la India, no es de extrañar que defiendan sus tierras y disparen flechas a quienes entran por la fuerza.

Pero ahora se enfrentan a la amenaza, no solo de verse obligados a abandonar el bosque que los sustenta, sino de ver cómo este es arrasado por las empresas que se apresuran a proporcionar un estilo de vida supuestamente “sostenible” y “respetuoso con el medio ambiente” a gente que vive a miles de kilómetros de distancia.


La minería “verde” amenaza las vidas de los indígenas no contactados

La mayor amenaza actual para los hongana manyawas proviene de una industria aparentemente “verde”. 

Su selva tropical se asienta sobre tierras ricas en níquel, un metal cada vez más codiciado para la fabricación de baterías para coches eléctricos. Indonesia es en la actualidad el mayor productor mundial de níquel, y se calcula que Halmahera contiene algunas de las mayores reservas de níquel sin explotar del planeta. El níquel no es esencial para estas baterías, pero ahora que el mercado de níquel está en auge, las empresas mineras se están lanzando a la conquista de enormes extensiones de selva. 

Y los hongana manyawas no contactados huyen... Sin su selva, no sobrevivirán. Estos coches se comercializan como alternativas ecológicas a los que funcionan con combustibles fósiles, pero la forma en que se extrae el níquel en Halmahera no tiene nada de ecológica. 

Ni que decir tiene que los pueblos indígenas no contactados no pueden dar su consentimiento libre, previo e informado a la explotación de sus tierras, que es un requisito legal para cualquier proyecto de “desarrollo” en territorios indígenas, según el derecho internacional. 

Sin embargo, Weda Bay Nickel (WBN), empresa que posee en parte la minera francesa Eramet, tiene una enorme concesión minera en la isla que se solapa con los territorios del Pueblo Hongana Manyawa. WBN comenzó la explotación minera en 2019, y desde entonces ya se han destruido enormes extensiones de selva que los hongana manyawas consideran su hogar. La empresa planea multiplicar el ritmo actual de extracción y operar en la región durante 50 años.

 

Aún nos queda un bosque sagrado, pero no hay muchos animales. Ahora se ha convertido en turberas, ya no es un buen bosque.
Hombre hongana manyawa
 

Estas imágenes captadas vía satélite en 2016 y 2022 muestran la magnitud de la destrucción en el Parque Industrial de Indonesia Weda Bay (IWIP), eje central de la actividad minera en Halmahera. Si se permite que esta industria minera y de procesamiento de níquel prosga sin cesar, la selva de los hongana manyawas pronto desaparecerá. ©Planet Labs Inc. / producido por Earthrise. 

before
After

El Gobierno indonesio afirma que la extracción de níquel es “fundamental para las tecnologías de energía limpia“, pero en el IWIP se están construyendo centrales eléctricas de carbón para procesar el níquel. La Agencia Internacional de la Energía calcula que se emiten 19 toneladas métricas de CO2 por cada tonelada métrica de níquel fundido, y hay pruebas de que un proyecto similar en Sulawesi ha provocado enfermedades respiratorias entre la población local. Esta explotación minera (acompañada de carreteras, fundiciones y otros enormes proyectos industriales) no sólo está devastando la selva de los hongana manyawas, sino que también está contaminando el aire y perjudicando a los ríos. El procesamiento del níquel es a menudo sumamente tóxico, e implica una gran cantidad de productos químicos que producen casi dos toneladas métricas de residuos tóxicos por cada tonelada métrica de mineral procesado.

Survival lucha contra las falsas soluciones a la crisis climática, que están destruyendo las tierras y las vidas de los indígenas. 

Están envenenando nuestra agua y nos hacen sentir como que nos estuvieran matando lentamente
Mujer hongana manyawa

 

Eramet, Tesla y empresas vinculadas 

Hay empresas internacionales implicadas, directa o indirectamente, en la explotación minera de las tierras de los hongana manyawas no contactados.

WBN la conforman varias compañías, pero la francesa Eramet es copropietaria y responsable de la propia explotación minera. Eramet se enorgullece de sus credenciales medioambientales y de derechos humanos, y afirma que “marcará la pauta” y “será una empresa de referencia” en materia de derechos humanos. Sin embargo, sigue explotando minas en el territorio de los hongana manyawas sin contactar.

Survival ha averiguado que la empresa química alemana BASF también planea asociarse con Eramet para construir una refinería en Halmahera y que una posible ubicación podría ser el territorio no contactado de los hongana manyawas. Esto sería devastador para los hongana manyawas no contactados de la zona, que ya se huyen y se esconden de la minería.  

En esta entrevista de Voz Indígena dos ancianos hongana manyawas denuncian la destrucción de su selva y afirman con rotundidad que no dan su consentimiento para que las empresas mineras de níquel ocupen sus tierras. 

Según hemos podido saber en Survival International, los hongana manyawas no contactados, en su huida, cada vez se adentran más en la selva traumatizados por los ataques a sus bosques y a su modo de vida.

Los árboles han desaparecido y han sido sustituidos por la gran carretera, donde máquinas gigantescas entran y salen haciendo ruido y ahuyentando a los animales.
Mujer hongana manyawa

Deforestación por la minería en Halmahera. © mongabay.co.id

 

El Gobierno de Indonesia está muy interesado en atraer compradores internacionales para su níquel. Tesla, la mayor empresa de vehículos eléctricos del mundo, ha firmado contratos por valor de miles de millones de dólares para comprar níquel y cobalto de Indonesia para sus baterías. Su director general, Elon Musk, también ha mantenido negociaciones al más alto nivel con el Gobierno de Indonesia y el presidente del país, Joko Widodo, ha llegado a ofrecer a Tesla una “concesión minera de níquel”.

Otras empresas automovilísticas, como Ford o Volkswagen, también tienen vínculos con la industria indonesia del níquel y Survival está haciendo un llamamiento a todos los productores de vehículos eléctricos para que se comprometan a no adquirir minerales del territorio de los hongana manyawas no contactados.

El consejero delegado de Tesla, Elon Musk, y el presidente indonesio, Joko Widodo, reunidos en Texas en 2022. Tesla ha firmado acuerdos para comprar miles de millones de dólares de níquel de Indonesia. © Merdeka.com

No doy mi consentimiento para que se lo lleven... Díganles que no queremos regalar nuestro bosque
Mujer hongana manyawa

La demanda de coches eléctricos está provocando la destrucción de las tierras de los indígenas no contactados. 

En vez de destruir aún más el mundo natural, y a las personas que lo defienden, en nombre de la lucha contra el cambio climático, deberíamos apoyar a los pueblos indígenas no contactados para que defiendan sus selvas y sus derechos sobre la tierra; ellos son los guardianes de los pulmones verdes del planeta.

Nosotros, los hongana manyawas, no queremos que venga una mina porque destruirá nuestro bosque. Defenderemos de verdad este bosque. Si se daña el bosque, ¿dónde viviremos?
Hombre hongana manyawa

Movilízate ahora por los hongana manyawas

A los hongana manyawas se les está acabando el tiempo... y el bosque. Necesitan desesperadamente apoyo internacional para detener la destrucción de sus tierras antes de que sea demasiado tarde. 

Los derechos territoriales de los hongana manyawas deben ser reconocidos. Survival pide la declaración de una zona de emergencia para los hongana manyawas no contactados. En todo el mundo, Survival ha luchado con éxito por los derechos territoriales de los pueblos indígenas no contactados, defendiéndolos de la llegada de invasores que propagan enfermedades letales para ellos y proyectos de “desarrollo” devastadores que podrían destruirlos.

Hacemos un llamamiento para que:

- Eramet y las demás empresas mineras de Halmahera acaten de inmediato el derecho internacional y detengan la minería y otros proyectos de “desarrollo”en las tierras de los indígenas no contactados.
- Tesla y otras empresas automovilísticas se comprometan públicamente a garantizar que ninguna cantidad de níquel o cobalto adquirido procede de las tierras de los hongana manyawas no contactados de Halmahera. 
- Al Gobierno indonesio que establezca una “Zona de exclusión para indígenas no contactados” para proteger a los hongana manyawas no contactados y sus territorios.

Con tu apoyo, las tierras de los hongana manyawas no contactados pueden protegerse de la minería para que puedan seguir viviendo como elijan en su propia selva.

Quiero compartir mis conocimientos con mis nietos y con quienes quieran aprender a alimentarse y vivir en el bosque.
Hombre hongana manyawa

Anciano hongana manyawa contactado en la selva de Halmahera. Los hongana manyawas están decididos a defender su bosque. © Nanang Sujana
 

 

Actúa ahora para ayudar a los hongana manyawas

  • Investigar y denunciar casos como este solo es posible gracias a la generosidad de nuestra comunidad de socias y donantes. Si, como Survival, crees que solo se puede lograr desde la independencia y libres de toda presión, contamos contigo: hazte socio, hazte socia.

Compartir

Recibe nuestros emails

Para estar al día de nuestras campañas y enterarte qué puedes hacer para defender los derechos indígenas. Nuestras acciones urgentes por email son una parte fundamental de nuestras campañas y nos ayudan a ganar batallas, así que apúntate.

Noticias relacionadas los hongana manyawas