Paraguay - Por fin comienzan las conversaciones sobre el destino de una tribu aislada

Imagen del bloqueo de los ayoreos de la Ruta Transchaco contra la invasión de su territorio.
Imagen del bloqueo de los ayoreos de la Ruta Transchaco contra la invasión de su territorio.
© GAT/ Survival

• El área es el hogar de los últimos indígenas aislados que viven fuera de la Amazonia en Latinoamérica

• Registra la mayor tasa de deforestación del mundo

Los esfuerzos para proteger el territorio de un vulnerable pueblo indígena no contactado de la desenfrenada deforestación ilegal han recibido impulso en Paraguay con la apertura de conversaciones entre el Gobierno del país y representantes indígenas.

Los ayoreos no contactados son los últimos indígenas aislados que viven fuera de la Amazonia en Latinoamérica. Su territorio, en Paraguay occidental, tiene la tasa de deforestación más alta del mundo.

Miembros contactados de la tribu presentaron una reclamación territorial formal en 1993, con el apoyo de la organización local GAT. Desde entonces vastas extensiones de su bosque han sido destruidas.

Las conversaciones son el resultado de una petición formal remitida por la organización local GAT a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para que la tierra sea devuelta a sus legítimos dueños indígenas.

Durante un año, representantes del Gobierno se reunirán mensualmente con líderes ayoreos en un proceso que revisará un funcionario de la ONU.

Numerosas empresas ocupan el territorio ayoreo y están deforestando su bosque para dar paso a la ganadería. Entre ellas están la empresa ganadera brasileña Yaguareté Porà S.A. y Carlos Casado S.A. (filial de la constructora española Grupo San José).

Un número desconocido de ayoreos permanece sin contactar. Viven a la carrera, huyendo de la rápida destrucción que sufre su bosque ancestral.

Muchos, sin embargo, han sido forzados por los foráneos a salir de sus tierras. Algunos de ellos han contraído una misteriosa enfermedad similar a la tuberculosis que ha matado a varios miembros de la tribu.

En febrero de 2016, la CIDH presentó medidas cautelares ordenando al Gobierno de Paraguay que detuviera toda deforestación más allá y protegiera a los indígenas aislados vulnerables que vivían en la región. El Gobierno, sin embargo, no ha cumplido esta orden. Una reciente imagen satelital muestra que en 2016 los bosques seguían siendo talados.

Empresas ganaderas siguieron deforestando ilegalmente la tierra ayoreo a lo largo de 2016.
Empresas ganaderas siguieron deforestando ilegalmente la tierra ayoreo a lo largo de 2016.

© GAT

La tierra ayoreo es parte del último bosque conservado que queda en Paraguay.

El director de Survival International, Stephen Corry, declaró: “El Gobierno ha ignorado a los ayoreos durante demasiado tiempo. Si no se consigue un progreso real este año, sus familiares sin contactar pronto podrían ser aniquilados. Los ayoreos son quienes mejor ubicados están para proteger sus hogares en el bosque. Destruir a los ayoreos también destruirá parte de la tierra más biodiversa de Paraguay”.

Contexto

- Los pueblos indígenas aislados son los más vulnerables del planeta. Poblaciones enteras están siendo exterminadas por la violencia genocida que ejercen los foráneos que les arrebatan sus tierras y recursos, y por enfermedades como la gripe y el sarampión frente a las que no tienen inmunidad.
- Son los mejores guardianes de su medioambiente. Y las pruebas demuestran que los territorios indígenas constituyen la mejor barrera contra la deforestación.
- La tierra ayoreo forma parte de una Reserva de la Biosfera de la UNESCO.
- Se estima que más de 14 millones de árboles se talan cada mes en Paraguay.
- La ONU considera que los ayoreos se encuentran en “estado de emergencia” y ha advertido de que el fracaso del Gobierno al no devolver la tierra a sus legítimos dueños pone en peligro las vidas de los indígenas.