Bunge compra biocombustible "manchado de sangre indígena"

"Un hombre guaraní frente a un campo de caña de azúcar, cultivada en el lugar donde antaño se erguían los bosques de la tribu."
"Un hombre guaraní frente a un campo de caña de azúcar, cultivada en el lugar donde antaño se erguían los bosques de la tribu."
© Survival

Un gigante estadounidense de la alimentación se ha visto implicado en un nuevo escándalo de la caña de azúcar en Brasil; una comunidad indígena guaraní al completo está sufriendo las consecuencias del cultivo, que los mantiene alejados de sus tierras y ha contaminado los arroyos y causado enfermedades y muertes entre los indígenas.

El tratante internacional de grano Bunge, que tiene su sede central en Estados Unidos, está metido de lleno en el pujante mercado brasileño de los biocombustibles, y compra caña de azúcar a agricultores que se han apoderado de la tierra ancestral de los guaraníes.

Una comunidad de 225 guaraníes en el estado de Mato Grosso do Sul, cuya tierra les fue usurpada para dejar paso a las plantaciones, dice que la invasión de la caña de azúcar, la maquinaria y los pesticidas para cultivarla han arruinado sus vidas en los últimos cuatro años.

Este año ya se han suicidado dos guaraníes de la comunidad de Jata Yvary. Las víctimas, de 16 y 13 años, fueron encontradas colgando de sendos árboles. Según algunas informaciones, un camión de las plantaciones con las que comercia Bunge atropelló a un hombre, que murió a causa del accidente.

En una conversación con Survival International, la comunidad manifestó: “Nosotros los guaraníes no queremos que se plante más caña de azúcar en nuestra tierra… daña nuestra salud, incluida la salud de nuestros hijos, y de nuestros ancianos, y el veneno contamina el agua”.

Los guaraníes dicen que los pesticidas pulverizados desde aviones aterrizan en la comunidad, y que la maquinaria desechada es abandonada para que se pudra en los arroyos de los que dependen para su suministro de agua.

En una carta han solicitado que su tierra “sea demarcada (…) y que los blancos que hay en la zona sean expulsados, porque con ellos no nos queda espacio para cazar y pescar, y no podemos practicar nuestras tradiciones. Queremos preservar el bosque pero ellos lo están destruyendo y haciendo dinero con él de forma ilegal”.

"Bunge está comprando caña de azúcar producida en tierras que los guaraníes reclaman como suyas."
"Bunge está comprando caña de azúcar producida en tierras que los guaraníes reclaman como suyas."
© Survival

La Constitución de Brasil, así como un acuerdo firmado por las autoridades y los guaraníes, obligan al Gobierno a delimitar sobre el mapa y proteger toda la tierra guaraní. Pero dicho programa está prácticamente paralizado y, mientras los guaraníes siguen esperando a que se les devuelva su tierra, ven cómo las consume la imparable ola de la caña de azúcar.

Survival ha escrito a Bunge, pero la empresa respondió sin remordimientos, y dijo que continuará comprando caña de azúcar de la tierra ancestral de los guaraníes hasta que las autoridades brasileñas delimiten completamente la zona como territorio indígena.

Hace unos meses Raizen, la empresa de biocombustibles propiedad de Shell y COSAN, dio marcha atrás en su plan de adquirir caña de azúcar de tierra usurpada a los guaraníes después de una intensa campaña por parte de los indígenas y Survival.

El director de Survival International, Stephen Corry, ha declarado hoy: “Gran parte de los biocombustibles de Brasil están manchados de sangre indígena. Los que lo utilizan deberían ser conscientes de que su mal llamada opción ‘ética’ está contribuyendo a la muerte y la destrucción total de los indígenas guaraníes. Bunge debe seguir los pasos de Shell y abandonar la tierra guaraní, sin excusarse en que está esperando al reconocimiento oficial de la tierra, que podría llevar décadas”.