La ONU exige la "suspensión inmediata" de los planes de gas en la Amazonia

"La expansión de Camisea pone a los nantis en peligro de contraer enfermedades frente a las que apenas tienen inmunidad. "
"La expansión de Camisea pone a los nantis en peligro de contraer enfermedades frente a las que apenas tienen inmunidad. "
© Anon/ Survival

La ONU ha exigido el cese inmediato de la expansión de un enorme proyecto de gas en la Amazonia peruana, por la preocupación de que ponga en grave peligro las vidas de los indígenas aislados que viven en las cercanías.

En una carta enviada al Gobierno de Perú, el Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial de la ONU (CERD, según sus siglas en inglés) ha solicitado la “suspensión inmediata” de los planes de expansión del existente proyecto de gas Camisea en la Reserva Nahua-Nanti, porque “amenaza la supervivencia física y cultural de los pueblos indígenas que allí habitan”.

La petición se produce tras el llamamiento que hicieron al CERD las organizaciones indígenas peruanas AIDESEP, ORAU y COMARU, que también están iniciando acciones legales contra el Gobierno y las empresas involucradas en este proyecto valorado en 1.600 millones de dólares.

Camisea está gestionada por un consorcio de empresas, entre las que se encuentra la española Repsol, la argentina Pluspetrol y la estadounidense Hunt Oil, y es uno de los mayores proyectos de gas en la Amazonia.

"Más de la mitad de la tribu de este hombre nahua murió como consecuencia de las enfermedades contraídas durante la década de los 80, cuando Shell desarrollaba exploraciones de gas en la zona."
"Más de la mitad de la tribu de este hombre nahua murió como consecuencia de las enfermedades contraídas durante la década de los 80, cuando Shell desarrollaba exploraciones de gas en la zona."
© Survival

El proyecto se desarrolla en el corazón de la Reserva Nahua-Nanti, que se creó precisamente para proteger la tierra y las vidas de los indígenas no contactados.

Ahora las empresas tienen previsto llevar a cabo pruebas sísmicas en la selva, para las que detonarán miles de explosivos, y perforar más de una veintena de pozos de exploración.

Estas operaciones tendrán un impacto devastador en la zona para los habitantes locales, que dependen de la selva y de los animales que viven en ella para sobrevivir. Cualquier contacto con indígenas aislados podría tener consecuencias mortales.

En el año 2003 se aprobó un Decreto Supremo como condición para un préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo, por el que se prohibía cualquier ampliación del proyecto. Pero en lo que supone una flagrante violación del Decreto, el Ministerio de Energía y Minas de Perú aprobó parte de la expansión de Camisea en abril de 2012. Actualmente el Ministerio tiene previsto aprobar inminentemente la siguiente fase de la expansión, con una inversión valorada en 480 millones de dólares.

El director de Survival International, Stephen Corry, ha declarado hoy: “El Gobierno de Perú prometió al Banco Interamericano de Desarrollo que no ampliaría el proyecto Camisea, e incluso aprobó un Decreto Supremo para convertir la promesa en ley. Ahora está haciendo exactamente lo contrario de lo que dijo. No sorprende que la ONU haya pedido la suspensión de tan irresponsable proyecto”.