Indignación por la aprobación ilegal de la construcción de la presa de Belo Monte 2 febrero 2011

Indígenas manifestándose contra la presa de Belo Monte.
Indígenas manifestándose contra la presa de Belo Monte.
© Verena Glass

La agencia medioambiental de Brasil, IBAMA, ha concedido la licencia de instalación “parcial” a la presa de Belo Monte, que será construida en el río Xingu en la Amazonia.

La licencia permite el comienzo de las etapas iniciales de construcción, que incluyen, para comenzar, despejar enormes áreas de selva, a pesar de las numerosas violaciones de derechos humanos y medioambientales que esto supone y de la enorme oposición de población local.

El fiscal Felício Pontes Jr. ha dicho: “Después de decisiones como ésta, podemos calificar al IBAMA como el mayor violador medioambiental de la Amazonia”.

La oficina del Fiscal General de Brasil ha pedido que se suspenda inmediatamente la licencia, que fue concedida ilegalmente, ya que no se cumple con la mayoría de las condiciones requeridas para que se conceda una licencia de instalación (condiciones que son del propio IBAMA).

Los indígenas no han dado su consentimiento para que el proyecto siga adelante. Han organizado grandes manifestaciones contra la presa y han advertido de que, si comienza la construcción, el Xingu podría convertirse en un “río de sangre”.

Los indígenas no contactados que viven cerca del lugar de construcción de la presa son especialmente vulnerables. La exposición a enfermedades foráneas que llegarían con los miles de inmigrantes que se espera llegarían a la zona para la construcción de la presa podría ser mortal para ellos.

Survival International ha instado a las autoridades brasileñas a evitar la construcción de la presa hasta y a no ser que se pueda garantizar que el territorio y las vidas de los indígenas no contactados no corren peligro.

Un informe publicado recientemente por las ONG International Rivers y Amigos de la Tierra-Amazonia Brasileña advierte de que el proyecto de Belo Monte implica importantes riesgos sociales, medioambientales, legales y financieros. Descargar el informe.

El mes pasado, el presidente de IBAMA, Abelardo Bayma, presentó su dimisión, supuestamente después de la intensa presión del Ministerio de Minas y Energía y de la nueva presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, para que permitiera la construcción de Belo Monte.

 

Comparte este a noticia.

 

Suscribir

Recibe un mensaje mensual con noticias sobre pueblos indígenas:

Suscríbete a nuestras RSS:

 

o síguenos en la web:

Archivo de noticias