Información de contexto

Repsol - Empresa Petrolera

Repsol tiene un contrato para realizar perforaciones petrolíferas en tierra habitada por indígenas aislados en el norte de Perú.

Hay al menos dos pueblos indígenas no contactados en la zona, aunque su identidad no está clara.

Uno de ellos podría ser el de los taromenanes, un subgrupo de los conocidos huaoranis, y al otro se le conoce como los pananujuris.

“Intentar comunicarse con ellos”

El trabajo de Repsol supone una verdadera amenaza para estos pueblos debido a su falta de inmunidad frente a enfermedades de los foráneos. Cualquier forma de contacto con ellos puede ser mortal.

Pese a ello, Repsol ha recomendado a sus trabajadores que “intenten comunicarse” con los indígenas si los ven. Estas recomendaciones incluyen gritarles usando megáfonos, “dibujar en el suelo” y explicarles que “no es la intención de la empresa interferir en sus actividades”.

Sobra decir que la exploración petrolífera en su territorio constituye una inevitable “interferencia en sus actividades”.

Survival mantiene activa una campaña de cartas para que Repsol cese sus actividades de exploración petrolífera en el lote 39, por la amenaza que esto supone para los indígenas no contactados.