Las importaciones de carne vacuna europeas amenazan a los indígenas aislados 16 septiembre 2013

Yaguarete ha talado una nueva vía en el bosque de los indígenas aislados, etiquetadas como Picada identificada en la imagen. Tienen previsto talar todo lo que queda a la derecha de esta vía.
Yaguarete ha talado una nueva vía en el bosque de los indígenas aislados, etiquetadas como Picada identificada en la imagen. Tienen previsto talar todo lo que queda a la derecha de esta vía.

© GAT

Los bosques habitados por los indígenas aislados de Paraguay están siendo destruidos para dar paso a la ganadería vacuna destinada al mercado europeo.

Nuevas imágenes satelitales revelan que la empresa brasileña Yaguarete Porá ha estado talando zona boscosa en el norte de Paraguay, hogar ancestral de los indígenas ayoreos.

Algunos de los ayoreos permanecen aislados y son forzados continuamente a huir de los terratenientes ganaderos que han usurpado buena parte de sus tierras.

Yaguarete participa en el Pacto Mundial de la ONU, una iniciativa que estimula a las compañías a comprometerse con los principios que “apoyan el respeto y la protección de los derechos humanos internacionalmente reconocidos”.

Pero el trabajo de la compañía pone en serio peligro las vidas de los ayoreos no contactados. Los indígenas aislados carecen de inmunidad frente a enfermedades que traen los foráneos y si se produjera un contacto con los trabajadores de la empresa podrían resultar aniquilados.

En un informe reciente remitido al organismo de Naciones Unidas, Yaguarete revela que ha iniciado sus actividades de ganadería en las tierras de los indígenas no contactados y que parte de los productos cárnicos están siendo exportados a Europa. Sin embargo su informe no hace mención alguna de la presencia de los indígenas aislados.

Parojnai es uno de los muchos ayoreos que murieron a causa de una enfermedad como consecuencia del contacto con foráneos.
Parojnai es uno de los muchos ayoreos que murieron a causa de una enfermedad como consecuencia del contacto con foráneos.

© Survival

Survival ha escrito a la Comisión Europea pidiéndola que investigue las importaciones de carne que realiza provenientes de esta empresa.

En un intento de llevar a cabo un lavado de imagen ecológico de su trabajo, la compañía ha apartado parte de su tierra en forma de “reserva natural privada”. Sin embargo, esta tierra es la propiedad ancestral de los ayoreos, cuya titulación han estado reclamando por más de 20 años.

Muchos de los ayoreos que han sido forzados a salir de su bosque han muerto en los últimos años, y tantos otros padecen de enfermedades crónicas.

Los bosques paraguayos están siendo talados con rapidez para la cría de ganado que suministra los mercados europeos, africanos, rusos y norteamericanos.

El director de Survival International, Stephen Corry, declaró hoy: “Yaguarete ignora flagrantemente los nobles principios que ha suscrito y la ONU es aparentemente incapaz de intervenir. No es la primera vez que la compañía ha sido sorprendida haciendo esto. ¿Cuándo dejará Paraguay de poner las vidas de los indígenas en peligro?"

Nota para periodistas:

- Descarga el informe que Yaguarete remitió al Pacto Mundial de la ONU (en español, pdf, 7 MB).
 

Comparte este a noticia.

 

Actúa ahora para ayudar a los ayoreos

  • Escribe una carta o un email al Grupo San José, instándole a que restituya el territorio ayoreo a sus legítimos dueños.
  • Escribe una carta o un email al Gobierno de Paraguay, instándole a que demarquen la tierra ayoreo en línea con las leyes y tratados ratificados por el estado.
  • Hazte socio/a o haz un donativo para financiar la campaña de los ayoreos y otras campañas de Survival.

Suscribir

Recibe un mensaje mensual con noticias sobre pueblos indígenas:

Suscríbete a nuestras RSS:

 

o síguenos en la web:

Archivo de noticias