Información de contexto

Yaguareté Porã

Hogar de los últimos indígenas no contactados del país y reconocido por su diversidad biológica, el bosque del Chaco paraguayo está siendo rápidamente destruido por la compañía brasileña Yaguareté Porã para proveer de carne a Europa, Rusia y China.

Si no se detiene a la empresa, los indígenas ayoreos no contactados se verán forzados a salir de su bosque y podrían resultar exterminados por enfermedades mortales que propagan los foráneos.

“La tasa más rápida de deforestación del mundo”

En 2013 un estudio de la Universidad de Maryland (EE.UU.) reveló que el bosque bajo del Chaco paraguayo registra la tasa más rápida de deforestación del mundo. La tierra de los ayoreos (marcada en rojo) es el último refugio para los miembros no contactados de la tribu. El hecho de que el bosque todavía se conserve en pie atestigua la habilidad innata de los indígenas para preservar su tierra, a pesar de la enorme presión de los foráneos.

“Huída permanente”

Yaguareté Porã es propietaria de 78.549 hectáreas del bosque restante que yace en el corazón del territorio reclamado por los ayoreo-totobiegosodes. Los ayoreos no contactados se están viendo obligados a huir a medida que la demanda para crear pastos para ganado se incrementa.

La mayoría de los ayoreos han sido expulsados del bosque y muchos han muerto o continúan padeciendo enfermedades propagadas tras el primer contacto.

“Lavado de imagen ecológico”

Yaguareté Porã es miembro del Pacto Global de la ONU, una iniciativa emprendida para fomentar que las empresas cumplan con los principios que “apoyan y respetan la protección de los derechos humanos proclamados internacionalmente”. Pero la compañía ha ignorado el reclamo legal de los ayoreos a su territorio ancestral y despreciado el extremo peligro que este trabajo supone para las vidas de los ayoreos no contactados.

En un intento por hacer un “lavado ecológico” de su imagen, Yaguareté anunció planes de crear una “reserva natural” en su tierra. Pero los planes desvelaron que cerca de dos tercios de la tierra sería clareada para pastos de ganado. Imágenes satelitales muestran que Yaguareté Porã ya ha destruido miles de hectáreas del bosque de los ayoreos.

“Destruido por carne barata”

La destrucción del bosque de los ayoreos para la producción de carne vacuna amenaza con aniquilar a los últimos indígenas no contactados que quedan fuera de la Amazonia en franca violación del derecho internacional y los tratados sobre los derechos de los pueblos indígenas.

Survival ha escrito a la Comisión Europea pidiéndole que evite las importaciones de carne paraguaya a Europa hasta que el trabajo mortal de Yaguareté se detenga.

Se ha lanzado una nueva campaña publicitaria en Rusia para alertar a la gente de que no compre carne vacuna paraguaya por el riesgo que la industria ganadera supone para los indígenas no contactados del Chaco.
Se ha lanzado una nueva campaña publicitaria en Rusia para alertar a la gente de que no compre carne vacuna paraguaya por el riesgo que la industria ganadera supone para los indígenas no contactados del Chaco.
© Survival International

En Rusia, el mayor importador de carne vacuna paraguaya, se está advirtiendo a los consumidores que no compren carne procedente de este país hasta que los derechos de los ayoreos sean respetados.

¿Qué puedes hacer?

Escribe una carta al Gobierno de Paraguay para pedirle que detenga el trabajo mortal de Yaguareté.

Escribe una carta al dueño de Yaguareté Porã, Manuel Bastos Ferraz, pidiéndole que restituya la tierra de los ayoreos a sus legítimos dueños.

Artículos noticiosos de los ayoreos alrededor del mundo

ABC Color de Paraguay

Diario británico Daily Mail

Mantente informado/a

Alertas RSS de Survival

Por e-mail