Preguntas, respuestas

 
Respuestas a todas las preguntas que se nos ocurrieron sobre nuestra campaña por los cazadores-recolectores awás de Brasil, la tribu más amenazada del mundo.

¿Qué quieren decir con “la tribu más amenazada del mundo”?

Hay unos 360 awás contactados, y se cree que entre un 20 y un 25% más aún no ha establecido contacto. Son un pueblo indígena pequeño en número, lo que obviamente los coloca en situación de riesgo. Los pueblos indígenas aislados, aquellos sin contacto pacífico con no indígenas, son sin lugar a dudas los pueblos más vulnerables del planeta, y están constantemente amenazados por encuentros hostiles y enfermedades que les contagian personas del exterior frente a la cuales no tienen ninguna inmunidad. Los awás son un caso único porque la tala de su selva avanza a mayor ritmo que en ningún otro lugar donde habitan indígenas aislados, y porque ellos están completamente rodeados por madereros y terratenientes. Los madereros han talado todo lo que han encontrado alrededor de la tierra de los awás y, ahora, talan cada vez más también dentro del mismo. A diferencia de otros pueblos indígenas aislados de la Amazonia, a los awás ya no les queda ningún sitio al que retirarse. Hay varios testimonios de que algunos han sido asesinados por los madereros y los terratenientes, pero no hay datos recientes confirmados porque los awás no contactados no construyen casas (que serían fácilmente visibles para los vuelos de control) y no se informa sobre los encuentros con ellos. Los madereros incumplen la ley incluso entrando en la reserva, y pueden reaccionar de manera violenta ante investigaciones que se desarrollan sobre el terreno.

¿Por qué dicen que sobre estos indígenas pende la amenaza del genocidio?

Ha sido un juez brasileño quien ha hecho esta afirmación. La definición de genocidio según la ONU (“el intento de destruir, total o parcialmente, a un grupo nacional, étnico, racial o religioso”) es claramente aplicable a la desesperada situación de los awás: los madereros y terratenientes que los rodean han dejado muy claro que quieren deshacerse de los indígenas. Por supuesto, incluso si todos los awás fueran asesinados, o murieran como consecuencia de la tala y la ganadería, el número de muertos sería “tan solo” de unos pocos centenares. Algunas personas creen, erróneamente, que el genocidio siempre implica la muerte de millones. Además de no tener ninguna relevancia legal, dicha interpretación es discriminatoria contra los pueblos indígenas amazónicos que son numéricamente pequeños.

¿No refuerzan las imágenes que Survival publica de los awás la idea del “buen salvaje”? ¿Por qué comienzan su documental con la palabra “paraíso”?

En el mejor de los casos, lo único que les espera a los indígenas tras el contacto y el robo de sus tierras son penurias, a menudo teñidas de alcoholismo y, en el peor de los casos suicidios o muertes. Es habitual que el 50% o más de un pueblo indígena no sobreviva a los primeros años tras el contacto. Sin embargo, las vidas de aquellos que conservan sus tierras y sus identidades son, sin lugar a dudas, mejores, e incluso más “paradisíacas”. No se trata de una farsa: son muchos los indígenas que han hecho esta observación. Filmamos a los awás contactados mientras se dedicaban a sus quehaceres diarios (obviamente, no hicimos ningún intento de filmar a los awás no contactados). Las imágenes ofrecen una mirada honesta, aunque sea extremadamente breve, sobre sus vidas.

El documental parece caro. ¿No es un desperdicio de dinero?

Nuestro documental es la forma más efectiva, y de lejos la más barata, de llegar al gran público. Fue filmado por el propio personal de Survival con nuestro propio equipo, y la edición y el montaje también se hicieron internamente. No se contrató ningún servicio externo, y calculamos que el gasto total ha sido de aproximadamente el 7% de lo que habríamos tenido que pagar a una empresa. Los fondos que se utilizan para desarrollar la campaña y sus vídeos no han salido de las contribuciones de nuestros socios, sino de financiación obtenida de fundaciones y de los donativos hechos por los familiares y amigos de Laurent Fuchs en su memoria. También se nos ofreció mucha ayuda a coste cero.

¿Por qué usar famosos en el documental?

Lo más importante es que los awás sean conocidos en todo el mundo. Colin Firth lleva mucho tiempo apoyando a Survival y a los pueblos indígenas y es uno de nuestros simpatizantes con más reconocimiento internacional. Heitor Pereira, que compuso la música, es un galardonado compositor y músico brasileño.

Muchas campañas online son criticadas por simplificar la cuestión o no saber de lo que hablan. ¿Qué hace a Survival diferente?

Survival tiene más de cuarenta años de experiencia en este ámbito. Es la única organización internacional dedicada a los derechos de los pueblos indígenas y tribales. Cuenta con muchos cientos de “años por persona” de implicación de primera mano en la causa indígena, a menudo de forma voluntaria, con la experiencia combinada de su personal y miembros de los órganos directivos.
En esa lista se encuentran personas que comenzaron a investigar las cuestiones indígenas en los años 50 (uno de los fundadores de Survival, Francis Huxley, trabajó con un pueblo indígena vecino de los awás hace más de sesenta años, cuando estuvo acompañado por el famoso antropólogo brasileño, Darcy Ribeiro). Survival tiene una experiencia sin parangón en el ámbito de los pueblos indígenas y tribales en todo el mundo y ha estado en contacto directo y personal con innumerables comunidades indígenas.

Algunas personas no creen que queden pueblos indígenas aislados, y que cualquier afirmación en ese sentido es falsa. ¿Cómo responden?

Hay muchos pueblos indígenas que no mantienen contacto pacífico con foráneos, y sabemos de la existencia de muchos otros sobre los cuales no hemos informado. Nuestra reputación como fuente de información veraz desde hace más de cuarenta años no tiene rival. Cada vez que han acusado a alguna de nuestras informaciones de no ajustarse a ese criterio hemos contraatacado con hechos indiscutibles. Normalmente, aquellos que nos habían acusado acaban por pedirnos disculpas. Cuando es sensato hacerlo, presentamos quejas formales contra aquellos que no lo hacen.

¿Qué porcentaje de lo que recaudan va a los awás, y qué porcentaje va a Brasil?

Los problemas a los que se enfrentan los awás no se solucionan dándoles dinero y no hemos financiado proyectos sobre el terreno con ellos. Obviamente, los awás no contactados no usan dinero. Muy poco dinero se destina a los indígenas, aunque sí es cierto que, ocasionalmente, financiamos algunos proyectos sobre el terreno y ayudamos a que los indígenas lleven su caso a los tribunales o a que puedan reunirse con las autoridades. Esta financiación de proyectos es una parte muy pequeña del trabajo de Survival, porque hay muchas otras entidades que se especializan en este tipo de financiación y que pueden apoyar los proyectos que nosotros recomendamos. Nuestro trabajo se centra en los derechos de los pueblos indígenas, especialmente en sus derechos territoriales.

¿A dónde va su dinero entonces?

A llamar la atención sobre los derechos de los pueblos indígenas y educar a la opinión pública sobre esta cuestión. Esto incluye: contactar directamente con gobiernos y empresas; garantizar el cumplimiento de la legislación nacional e internacional; denunciar el menosprecio racista (a veces involuntario) hacia los pueblos indígenas y presentar casos ante la ONU y organizaciones similares. Gran parte de nuestra labor en la actualidad se centra en conseguir mayor cobertura mediática para estos casos. En este sentido, nuestro trabajo se parece al de Amnistía Internacional o Human Rights Watch, pero con un enfoque más especializado.

¿Por qué ponen tanto esfuerzo en la cobertura mediática?

Porque, en más de cuarenta años de trabajo con pueblos indígenas y tribales, hemos visto que es, de lejos, la forma más efectiva y eficiente de generar los cambios que queremos. Sabemos que funciona.

¿Cómo pueden estar seguros?

Porque lo hemos hecho una y otra vez. Hemos visto cómo, repetidamente, una intensa presión pública ha empujado a los gobiernos a cumplir con sus propias leyes y con el derecho internacional y a reconocer los derechos de los pueblos indígenas sobre su tierra.

¿No están interfiriendo en los asuntos internos de Brasil?

Survival es una organización internacional con simpatizantes en más de 100 países, entre ellos Brasil. Hay brasileños que en muchas ocasiones nos han pedido que informáramos a sus autoridades de numerosos asuntos, y hemos tenido éxito en muchas ocasiones. La supervivencia de los awás preocupa a muchos brasileños, entre ellos a algunas personas dentro del Gobierno.

¿Cuál es la situación desde el punto de vista legal?

El territorio de los awás ha sido demarcado legalmente, pero los madereros, ganaderos y colonos no respetan sus fronteras. La policía federal tiene autoridad para expulsarlos y no permitir que vuelvan a entrar. Brasil ha ratificado la norma internacional sobre pueblos indígenas y tribales(ENLACE), que reconoce sus derechos de propiedad territorial, y sus leyes nacionales son, en general, solidarias con ellos. Brasil también ha ratificado la Convención sobre Genocidio, que impone el deber del Estado de investigar y perseguir el genocidio si se sospecha de su existencia.

Si las leyes son buenas, ¿por qué hay un problema?

Los madereros y ganaderos están incumpliendo la ley pero tienen vínculos con intereses locales muy poderosos. Oponerse a ellos requiere voluntad política al más alto nivel nacional. Hasta el momento esto no se ha visto como una prioridad urgente.

¿Acaso no se beneficiarán los pobres de los recursos de la tierra de los awás?

No, la madera se extrae para beneficiar a familias ricas y poderosas. Brasil ya no es un país pobre (aunque, por supuesto, muchos de sus ciudadanos viven en la más abyecta pobreza) y podría permitirse fácilmente proteger el territorio de los awás si quisiera. Después de todo, los awás son uno de los primeros pueblos de Brasil.

Algunas campañas online han sido sospechosas de responder a motivos ocultos, o de estar dirigidas por intereses económicos o fuerzas no transparentes. ¿Cuál es su reacción?

Survival nunca ha tenido ninguna filiación política, religiosa o académica. Nuestro dinero proviene de decenas de miles de personas, en gran parte en forma de pequeños donativos y legados. El resto sale de algunas fundaciones, junto con la venta de nuestros productos. No aceptamos dinero de ningún gobierno nacional y nunca hemos recibido ninguna donación corporativa de importancia. A diferencia de algunas ONG de mayor tamaño, ningún miembro de nuestros órganos de dirección o del personal representa a ningún interés empresarial o gubernamental. Nuestras cuentas son auditadas por completo según lo dispuesto en la legislación vigente y están a disposición del público. Sin embargo, nos reservamos el derecho a conceder financiación sin hacer público a quién, en aquellos casos en los que eso pudiera suponer un perjuicio para el receptor de la ayuda.

Actúa ahora para ayudar a los awás

Tu apoyo es vital para la supervivencia de los awás y los indígenas aislados. Puedes colaborar de muchas maneras.