La CIDH ordena a Paraguay que proteja a los indígenas aislados

"El contacto ha sido una experiencia muy traumática para muchos ayoreos, y los ha expuesto a enfermedades que amenazan sus vidas."
"El contacto ha sido una experiencia muy traumática para muchos ayoreos, y los ha expuesto a enfermedades que amenazan sus vidas."
© GAT/Survival

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos ha ordenado al Gobierno de Paraguay que proteja a un pueblo indígena aislado de ser exterminado.

En lo que supone una decisión muy poco frecuente, la Comisión, que integra la Organización de Estados Americanos (OEA), ha exigido que las autoridades intervengan para detener a los terratenientes ganaderos que están destruyendo ilegalmente el Chaco paraguayo, una zona de biodiversidad excepcional que habitan los últimos indígenas aislados de América fuera de la Amazonia.

El área registra la tasa de deforestación más rápida del mundo.* Se estima que más de 14 millones de árboles se talan en la región cada mes.

El pueblo indígena ayoreo-totobiegosode corre un grave riesgo por la acción de terratenientes que han destruido rápidamente su tierra y han obligado a muchos de ellos a salir de su bosque, donde están muriendo de una misteriosa enfermedad similar a la tuberculosis.

Uno de los ayoreos contactados relató a Survival sobre sus familiares en aislamiento: “Nuestros parientes que salieron del monte en el año 2004 lo hicieron porque estaban muy presionados por los ganaderos, porque no tenían tranquilidad (…) Si comienza otra vez la deforestación, si se comienza a hacer gran ruido [por las topadoras], nuestra gente se va a esconder en lugares donde no hay muchos alimentos y va a sufrir, no va a saber dónde ir (…) Queremos seguir usando el monte y que no se moleste a nuestros hermanos de los bosques”.

Imágenes satelitales muestran que los indígenas en aislamiento viven ahora en una isla menguante de bosque rodeados de terratenientes ganaderos.

Los pueblos indígenas aislados son los más vulnerables del planeta. Poblaciones enteras están siendo exterminadas por la violencia ejercida por los foráneos que les arrebatan sus tierras y recursos, y por enfermedades como la gripe y el sarampión frente a las que no tienen inmunidad.

Todos los pueblos indígenas aislados se enfrentan a una catástrofe a menos que su tierra sea protegida. Survival International, el movimiento global por los derechos de los pueblos indígenas, continuará presionando al Gobierno paraguayo para que proteja la tierra que pertenece a los ayoreos por derecho propio. Solo así tendrán la oportunidad de decidir su propio futuro.

El director de Survival, Stephen Corry, declaró: “Es alentador que la Comisión Interamericana haya dado este paso. Pero hasta que el Gobierno no adopte acciones concretas para proteger a los ayoreos y sus tierras no podremos quedarnos tranquilos. Este pueblo indígena ha sufrido terriblemente durante las últimas décadas mientras su hogar estaba siendo destruido y ellos han sido forzados a un traumático cambio de vida que ha conducido, como ocurre tan a menudo, a una penosa tragedia y a la pérdida de vidas. Es un imperativo humanitario que esta orden se cumpla adecuadamente, y que se dé a los ayoreos la oportunidad de decidir su propio futuro, en lugar de ver sus vidas destruidas por foráneos”.

  • El estudio, desarrollado por M.C. Hansen y otros (2013), se titula: ‘High-Resolution Global Maps of 21st-Century Forest Cover Change’. Analizaba datos satelitales obtenidos entre los años 2000 y 2012 y demuestra que Paraguay tuvo la mayor pérdida de territorio neto durante ese período.