Masai expulsados y encarcelados para dar paso a una concesión de un safari de caza 20 agosto 2009

"Casa masai incendiada en julio de 2009."
"Casa masai incendiada en julio de 2009."
© Survival

Ocho comunidades masai de la región de Liondo, en Tanzania, han sido quemadas dejando a 3.000 personas sin comida, agua ni refugio.

El 4 de julio, policías antidisturbios fuertemente armados prendieron fuego a las casas y depósitos de comida de los masai para expulsarlos de sus tierras ancestrales. Miles de masai se encuentran ahora en situación de indigencia con su ganado, en condiciones de sequía extrema. Fueron forzados a abandonar sus tierras para crear un área de caza para la empresa Otterlo Business Corporation (OBC).

Un masai declaró: “Hoy en día nuestra tierra está siendo usada por la inversión: turismo de caza de lujo”.

Survival ha recibido también informes inquietantes de que las mujeres masai han sido violadas y brutalmente golpeadas durante los desalojos. Una mujer describió así su terrible experiencia: “Dos hombres armados me agarraron y me obligaron a tumbarme, al tiempo que otros seis hombres les siguieron y todos me violaron”.

Se cree que la empresa Otterlo Business Corporation está vinculada a las familias reales de los Emiratos Árabes Unidos y ha mantenido derechos exclusivos de safari y de caza en Loliondo, al norte de Tanzania, desde 1992. La zona está situada en tierras que son tradicionalmente masai, pero desde que obtuvo la concesión, la empresa la utiliza para organizar safaris de caza de grandes animales. La concesión de caza ha restringido considerablemente el acceso de los masai a tierras de pastoreo para su ganado, lo que ha desencadenado constantes tensiones entre los masai y la empresa OBC.

Las recientes atrocidades demuestran que en estos momentos la situación es crítica. A las mujeres masai que se manifestaron recientemente en Loliondo contra las violentos expulsiones se les dijo que no tenían derecho a protestar. Los líderes de las comunidades locales han recibido también amenazas anónimas.

La quema de comunidades ha cesado, pero se está deteniendo a cualquier masai que arrea ganado en la zona de caza de OBC. Cinco personas han sido ya detenidas sin acceso a defensa legal o fianza, y han sido encarcelados durante seis meses. Otros 10 masai deben comparecer ante los tribunales el 24 de agosto.

Las poderosas empresas de safaris de caza tienen un historial de impacto en la vida de los indígenas en Tanzania. En 2007, los hazda, un pequeño pueblo indígena cazador- recolector, escaparon por poco a la expulsión de parte de sus tierra ancestral. Ocurrió después de que la empresa Tanzania UAE Safari Ltd renunciara a su licencia de caza, tras la presión ejercida por los hadza, las organizaciones indígenas y Survival.

 

 

 

Comparte este a noticia.

 

Suscribir

Recibe un mensaje mensual con noticias sobre pueblos indígenas:

Suscríbete a nuestras RSS:

 

o síguenos en la web:

Archivo de noticias