Aumenta el rechazo internacional a la polémica presa etíope 22 agosto 2011

Los mursi son uno de los pueblos indígenas que viven en el valle del Omo.
Los mursi son uno de los pueblos indígenas que viven en el valle del Omo.
© Eric Lafforgue/Survival

Miembros del parlamento keniatas y el Comité de Naciones Unidas para el Patrimonio de la Humanidad han pedido a Etiopía que paralice la construcción de la polémica presa Gibe III en el río Omo.

En su informe anual, publicado el mes pasado, el Comité de la UNESCO para el Patrimonio de la Humanidad expresa su “enorme preocupación por la propuesta de construcción de la presa Gibe III y su probable impacto en el lago Turkana”, lugar Patrimonio de la Humanidad desde 1997.

Teme que se dañe el frágil ciclo hidrológico y las especies acuáticas, ya que la presa hará que el nivel del lago descienda significativamente.

El lago Turkana se encuentra en la frontera entre Kenia y Etiopía y se alimenta de las aguas del río Omo en este último país.

El Comité insta al Gobierno de Etiopía a que “paralice inmediatamente la construcción de la presa Gibe III” y pide a “todas las instituciones financieras que apoyan la presa Gibe III que suspendan su apoyo financiero”.

También expresa su preocupación sobre los “potenciales impactos acumulativos de los proyectos de presa de Gibe IV y Gibe V y de los planes de irrigación a gran escala en el lago Turkana”.

Etiopía está alquilando grandes extensiones de tierras indígenas en la región del sur del Omo a empresas extranjeras y estatales para el cultivo de caña de azúcar y para exportar cultivos y biocombustibles, lo que hará imposible para muchos pueblos indígenas obtener suficiente alimento para ellos mismos y poder poner a pastar a su ganado.

La oposición a estos alquileres está siendo brutalmente reprimida. Survival ha recibido informes que aseguran que los indígenas reciben palizas y son encarcelados si manifiestan su preocupación.

En una moción que se debatió en el parlamento keniata el 10 de agosto, varios miembros del parlamento expresaron su preocupación acerca del impacto que Gibe III tendría sobre los pueblos indígenas que viven alrededor del lago Turkana en Kenia.

Una miembro del parlamento dijo que tendría efectos negativos sobre seis tribus de la zona, y que conllevaría una presión importante sobre los recursos en una región ya de por sí inestable.

Otro miembro del parlamento acusó al Gobierno de Kenia de ignorar la desesperada situación de sus propios ciudadanos, puesto que no se ha opuesto a la presa de Gibe III, de la que dijo que destruiría el sustento de la gente alrededor del lago Turkana y afectaría a su independencia.

El parlamento de Kenia aprobó una resolución que pide al Gobierno keniata que exija al Gobierno etíope la paralización de la presa de Gibe III hasta que se lleve a cabo un estudio de impacto ambiental y social completo e independiente.

 

Comparte este a noticia.

 

Actúa ahora para ayudar a los pueblos indígenas del valle del Omo

Suscribir

Recibe un mensaje mensual con noticias sobre pueblos indígenas:

Suscríbete a nuestras RSS:

 

o síguenos en la web:

Archivo de noticias