Información de contexto

Las madereras

La industria maderera es un negocio muy rentable y destructivo. Muchas empresas y grupos que suministran a esta industria están dispuestos a hacer lo que sea necesario para conseguir madera.

A menudo esto ocurre a costa de los pueblos indígenas. Los madereros destruyen los bosques que son sus hogares, su principal fuente de alimento y los cimientos de sus sociedades y culturas.

Los madereros también traen consigo enfermedades, drogas y dependencia que afectan a los pueblos indígenas.

La gente siempre ha apreciado el valor de la madera. Empleada durante mucho tiempo como principal fuente de energía en todo el mundo, su demanda hoy en día es principalmente usada para la construcción o para la elaboración de muebles, herramientas e incluso salpicaderos de coches.

La actividad maderera afecta a los pueblos indígenas de diferentes modos, dependiendo de la importancia que le conceda el gobierno pertinente o del tipo de madera que se demande.

Algunas veces los madereros trabajan con el permiso de los gobiernos, que les concede licencias para trabajar en tierra de pueblos indígenas, a menudo sin el consentimiento de estos. Otras veces los madereros invaden las tierras de los indígenas sin ningún permiso en absoluto.

En ambos casos la presencia de los madereros es devastadora: los hogares de los pueblos indígenas son talados y transportados a aserraderos o mercados para ser vendidos.

Estudio de casos

LOS INDÍGENAS AISLADOS DE PERÚ

La actividad maderera es una de las mayores amenazas para los pueblos indígenas aislados de Perú. Perú alberga algunas de las últimas reservas de caoba comercialmente viables del mundo.

Coincide, por desgracia, que estos árboles se encuentran en la misma zona de la Amazonia peruana en la que viven algunos de los últimos pueblos no contactados del planeta.


Troncos de caoba apilados a orillas de
un río de la Amazonia peruana. © Survival

A menudo los madereros están armados y puede que disparen a los indígenas si se los encuentran. Ya se han producido varios encuentros violentos, y a mediados de los 90, cuando unos madereros entraron en contacto con el hasta entonces no contactado pueblo indígena murunahua aproximadamente la mitad de ellos murió.

La industria maderera ha forzado a algunos pueblos indígenas aislados a huir al otro lado de la frontera con Brasil. Funcionarios del Gobierno brasileño han fotografiado casas construidas por los indígenas y han recogido flechas de estos.

LOS PENAN, MALASIA

Los penan han sufrido las consecuencias de la tala desde la década de los años 70. Su tierra ha sido devastada: los árboles fueron talados y la caza huyó asustada, los ríos se convirtieron en ciénagas y los peces murieron.

A finales del año pasado los penan acusaron a trabajadores de dos empresas madereras de Malasia de haber acosado y violado a mujeres penan, entre ellas niñas en edad escolar. La empresa más conocida de las dos es Samling.

Muchos penan han tomado cartas en el asunto y han organizado bloqueos para intentar mantener a los madereros fuera de sus tierras. Esto muestra lo desesperada que era su situación, ya que los bloqueos a menudo traen consigo escasez de alimentos y represalias por parte de los madereros o las autoridades gubernamentales.

Actúa

Los pueblos amenazados por las madereras necesitan que presiones a los gobiernos para que se respeten sus derechos territoriales.

Defiende a los pueblos indígenas aislados de Perú. El Gobierno ya se enfrenta a la presión local. Tus cartas mantendrán activa la tan importante presión internacional.

Apoya a los penan presionando a las autoridades locales de Sarawak.

En la Web de Survival

* Pueblos indígenas aislados de Perú
* Penan
* Campaña El progreso puede matar

Mantente informado/a

Alertas RSS de Survival

Por e-mail