Información de contexto

Las presas del río Madeira

Está prevista la construcción de una serie de enormes presas como elemento central del Programa de Aceleración del Crecimiento del Gobierno brasileño, que pretende estimular el crecimiento económico del país mediante la construcción de una enorme infraestructura de carreteras y presas, principalmente en la región del Amazonas.

El tamaño de estos proyectos amenaza con dañar o destruir amplias superficies de tierra, de las que dependen para su supervivencia numerosos pueblos indígenas, incluidos varios grupos de indígenas no contactados extremadamente vulnerables.

Las presas de Jirau y Santo Antônio son dos buenos ejemplos.

Estas dos grandes presas, la de Jirau y la de Santo Antônio, que se están construyendo en el río Madeira, en la región occidental del Amazonas brasileño, tienen un coste estimado de 15 mil millones de dólares.

Las obras se iniciaron en el año 2008 y está previsto que la presa de Santo Antônio comience a funcionar en 2011 y la de Jirau en 2012.

En este proyecto están involucradas empresas europeas, como la francesa GDF Suez, y bancos, como el Banco Santander.

Las presas sobre el río Madera afectarán al pueblo indígena pirahã.
Las presas sobre el río Madera afectarán al pueblo indígena pirahã.
© Clive W. Dennis/Survival

El departamento de asuntos indígenas del Gobierno brasileño, la FUNAI, tiene pruebas de que hay indígenas no contactados en las áreas afectadas por ambas presas. Algunos viven a tan sólo 10 kilómetros del emplazamiento de la presa de Jirau.

En un informe reciente, la FUNAI afirma que el ruido de las obras de construcción de la presa ya ha empujado a algunos indígenas a abandonar sus tierras y a desplazarse hacia un territorio donde los mineros operan ilegalmente. Cualquier encuentro entre los indígenas no contactados y los mineros podría desencadenar un conflicto.

Los indígenas no contactados tienen muy poca o ninguna inmunidad frente a enfermedades comunes, como la gripe o el sarampión, introducidas por los foráneos.

Cualquier forma de contacto supone una amenaza de extinción para los indígenas, como ya ha sucedido con frecuencia en el pasado.

Indígena pirahã en una canoa, Brasil.
Indígena pirahã en una canoa, Brasil.
© © Clive W. Dennis/Survival

Las presas de Jirau y Santo Antônio también suponen una amenaza directa para cuatro pueblos indígenas de la cuenca superior del río Madeira: los karitianas, los karipunas, los uru-eu-wau-waus y los katawixis. Pueblos indígenas como los parintintines, tenharimes, pirahãs, jiahuis, torás, apurinãs, muras, oro aris, oro bomes, cassupás y salamãis, también podrían verse afectados.

Si la construcción de las presas prosigue, el proyecto incluirá nuevas carreteras que propiciarán la afluencia de madereros, mineros, colonos y ladrones de tierras a la zona, incrementando así la deforestación y perjudicando a la caza y a la pesca de las que dependen muchos indígenas para su supervivencia.

Podrían producirse tensiones y situaciones de violencia entre los foráneos y los indígenas al convertirse los territorios de estos últimos en objeto de codicia por su riqueza en recursos naturales.

Con las presas el agua quedará estancada, un caldo de cultivo idóneo para enfermedades mortales como la malaria, que ya son comunes en esta parte occidental del Amazonas.

Los pueblos indígenas apenas han sido consultados sobre el proyecto, y estos no han dado su consentimiento libre, previo e informado para la construcción de las presas.

Este hecho supone una violación de la Constitución brasileña y del Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo, que ha sido ratificado por Brasil.

Si se construye la presa, ¿qué pasará con el modo de vida de los indígenas? ¿Alguien nos traerá comida? No. Nadie nos traerá nada. Estamos muy preocupados.
“Valmir Parintintin, líder indígena”

Según Valmir Parintintin, líder de una comunidad del pueblo indígena parintintin: “El Gobierno aún no ha venido ni ha hablado con nosotros sobre los efectos que tendrá la presa. El mercado, el supermercado de los indígenas, es el río”.

Otro miembro del mismo pueblo, Domingos Parintintin, decía: “Esperamos que este proyecto no continúe, porque nuestros hijos serán los que sufran. No habrá suficiente pesca o animales para cazar”.

Por favor, escribe una carta de apoyo a los pueblos indígenas afectados por las presas del río Madeira. Tu carta llevará al Gobierno de Brasil el mensaje de que los derechos de los pueblos indígenas deben ser respetados.

Escribe una carta para apoyar a los indígenas