Camerún: WWF cómplice de atropellos contra pueblos indígenas 6 octubre 2014

En el sudeste de Camerún los bakas se enfrentan a serios abusos a manos de patrullas antifurtivos que apoya y financia WWF.
En el sudeste de Camerún los bakas se enfrentan a serios abusos a manos de patrullas antifurtivos que apoya y financia WWF.

© Selcen Kucukustel/Atlas

ACTUALIZACIÓN 16 de octubre: WWF ha respondido a la defensiva a la campaña de Survival. Lee los hechos que se esconden bajo los titulares.

Survival International, el movimiento global por los derechos de los pueblos indígenas y tribales, saca a la luz serios abusos cometidos contra los “pigmeos” bakas en el sudeste de Camerún, a manos de patrullas “anticaza furtiva” apoyadas y financiadas por la organización Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF).

Los bakas están siendo expulsados ilegalmente de sus tierras ancestrales en nombre de la “conservación” porque buena parte de su territorio se ha convertido en “áreas protegidas”, incluidas las zonas de safaris de caza.

En vez de perseguir a los poderosos individuos que actúan a escondidas organizando la caza furtiva, los guardaparques y los soldados persiguen a los bakas que cazan solo para alimentar a sus familias.

Los bakas relatan los abusos que sufren a manos de las patrullas antifurtivos que reciben apoyo de WWF:

Los bakas sufren abusos en nombre de la conservaciónEn el sudeste de Camerún, muchos bakas están siendo ilegalmente forzados a salir de sus tierras ancestrales en nombre de la “conservación”.

Se les acusa de “caza furtiva” porque cazan para alimentarse.

Y se enfrentan a arrestos y palizas, tortura y muerte a manos de las patrullas antifurtivos que apoya WWF.

Muchos bakas (como la mujer que habla en el vídeo) se refieren a las patrullas antifurtivos como “dobi-dobi” (WWF) dado que no distinguen bien entre WWF y el Ministerio de Fauna y Bosques de Camerún.

Los bakas y sus vecinos acusados de “caza furtiva” se enfrentan a arrestos, palizas y torturas. Muchos bakas aseguran que amigos y familiares suyos han muerto como consecuencia de los golpes recibidos.

El Ministerio de Fauna y Bosques de Camerún, que contrata a los guardas forestales, recibe financiación de WWF. La organización también proporciona a los guardas asistencia técnica, logística y material. Sin su apoyo los escuadrones antifurtivos no podrían operar.

Los estándares de las Naciones Unidas requieren que WWF trate de “prevenir o mitigar las consecuencias negativas sobre los derechos humanos directamente relacionadas con operaciones” incluso cuando no haya contribuido a generarlas. Pero el gigante de la industria de la conservación parece reacio a reconocer esto. A pesar de la evidencia de que escuadrones antifurtivos han abusado gravemente de los derechos de los bakas, WWF sigue proporcionando su apoyo crucial.

Como resultado de la pérdida de sus tierras y recursos, muchos bakas han denunciado un serio empeoramiento de su salud y un incremento de enfermedades como malaria y VIH/SIDA. Y temen adentrarse en el bosque que les ha provisto de cuanto necesitaban durante incontables generaciones.

Los bakas temen adentrarse en el bosque que les proporcionaba todo cuanto necesitan.
Los bakas temen adentrarse en el bosque que les proporcionaba todo cuanto necesitan.

© Survival International

Un hombre baka le dijo a Survival: “El bosque solía ser para los bakas, pero ya no lo es. Caminábamos por el bosque según las estaciones, pero ahora estamos asustados. ¿Cómo pueden prohibirnos entrar en el bosque? No sabemos vivir de otro modo. Nos golpean, matan y nos fuerzan a huir al Congo”.

El director de Survival, Stephen Corry, declaró hoy: “Los pueblos indígenas son los mejores conservacionistas y guardianes del mundo natural. Conocen mejor que nadie sus tierras y lo que sucede en ellas. Para que la conservación funcione, organizaciones como WWF tienen que ajustarse al derecho internacional, proteger los derechos de los pueblos indígenas y tribales a sus tierras, preguntarles qué tipo de ayuda necesitan para proteger sus territorios, escucharlos y estar dispuestas a respaldarlos tanto como sea posible. Se requiere con urgencia un cambio esencial en el modelo de conservación vigente .”

ACTUALIZACIÓN 16 de octubre: WWF ha respondido a la defensiva a la campaña de Survival. Lee los hechos que se esconden bajo los titulares.

Notas para periodistas:

- El término “pigmeos” se emplea habitualmente para referirse a varios pueblos indígenas que eran o siguen siendo cazadores-recolectores de la cuenca del Congo. El término se considera peyorativo y muchos lo evitan, aunque otros lo utilizan. Averigua más.

- Survival ha remitido una petición a la Comisión Nacional de Camerún sobre Derechos Humanos y Libertades para que investigue estos abusos.

- Muchos bakas (como la mujer que habla en el vídeo) se refieren a las patrullas antifurtivos como “dobi-dobi” (WWF) dado que no distinguen bien entre WWF y el Ministerio de Fauna y Bosques de Camerún.

- Visita la página de Survival No hay parques sin pueblos para más ejemplos de pueblos indígenas y tribales expulsados de sus tierras ancestrales en nombre de la “conservación”.

 

Comparte este a noticia.

 

Actúa ahora para ayudar a los pueblos “pigmeos”

  • Escribe al director de WWF y pide a la organización que deje de financiar los abusos cometidos por las patrullas antifurtivos contra los hombres y mujeres bakas.

Suscribir

Recibe un mensaje mensual con noticias sobre pueblos indígenas:

Suscríbete a nuestras RSS:

 

o síguenos en la web:

Archivo de noticias