Observaciones de los científicos originarios sobre el cambio climático

"Los innus del noreste de Canadá dicen que el cambio climático ha afectado a la vida salvaje. "
"Los innus del noreste de Canadá dicen que el cambio climático ha afectado a la vida salvaje. "
© Dominick Tyler/Survival

Con motivo del comienzo de la conferencia de Naciones Unidas sobre cambio climático en Durban, Survival International hace un llamamiento a que se tengan en cuenta los conocimientos ecológicos de los pueblos indígenas a la hora de tomar decisiones globales sobre cambio climático.

Desde la Amazonia hasta el Ártico, los pueblos indígenas tienen, por lo general, una huella ecológica muy pequeña, pues han practicado formas de vida sustentables desde hace miles de años, pero sin embargo son más vulnerables que nadie en el planeta frente al cambio climático, y soportan la mayor parte de las medidas de mitigación, como los biocombustibles, las presas hidroeléctricas y los proyectos de conservación. (Descarga el informe de Survival sobre el cambio climático, pdf)

La mayoría de los pueblos indígenas han desarrollado un conocimiento muy profundo de su entorno, y observan cambios mínimos en sus ecosistemas.

Estas son algunas de las observaciones de los pueblos indígenas:

  • Los cazadores inuit del noroeste de Canadá informan sobre hielo marino menguante, inviernos más cortos y veranos más calurosos, cambios en la capa subterránea de hielo (permahielo) y aumento del nivel del mar.
  • Los innus del noreste de Canadá informan sobre el avistamiento en el norte de Labrador de pájaros, como los cuervos azules, que normalmente solo se encuentran en el sur de Canadá o en Estados Unidos, menos nieve durante los meses más fríos del año y menos mosquitos en verano.
  • Los pastores de renos nenets de Siberia informan de que los ríos helados se están derritiendo antes, lo que dificulta la migración primaveral de sus renos, ya que los obliga a nadar en vez de caminar sobre el hielo. También informan del descenso en el número de mosquitos.
  • Los pastores de renos tsaatanes de Mongolia informan del impacto negativo sobre el crecimiento del líquen y del musgo que alimentan a sus renos.
  • Los yanomamis de la Amazonia brasileña informan de que ha cambiado el patrón de las lluvias en la selva. Instan al mundo a reconocer el papel vital de la Amazonia en la regulación del clima mundial, y la contribución de la deforestación al calentamiento global.

“El cambio climático ha comenzado en nuestro país”, dice Davi Kopenawa, portavoz del pueblo indígena yanomami. “Los países ricos han quemado y destruido muchos kilómetros de selva amazónica. Si talas los árboles grandes e incendias la selva, la Tierra se seca. El mundo debe escuchar el grito de la Tierra, que está pidiendo ayuda”.

"Los yanomamis de Brasil han notado diferencias en los patrones de lluvia."
"Los yanomamis de Brasil han notado diferencias en los patrones de lluvia."

© Fiona Watson/Survival

Según Sheila Watt-Cloutier, activista inuit: “Los cazadores se han caído al mar a través del hielo y han perdido la vida en zonas que siempre se habían considerado seguras. El Ártico está considerado como el barómetro de la salud del planeta. Si quieres ver cómo de sano está el planeta, ven y tómale el pulso en el Ártico”.

“Ya no puedes confiar en las habilidades tradicionales para leer el clima”, declara Veikko Magga, un pastor de renos saami. “En los viejos tiempos uno podía saber de antemano qué tiempo haría. Esas señales y habilidades ya no sirven”.

“Los pueblos indígenas son los científicos originarios”, asegura Stephen Corry, director de Survival International. “Es evidente que allí donde se les ha permitido seguir viviendo en sus tierras, la conservación de los bosques y de la biodiversidad es mucho más alta que en otro tipo de áreas protegidas. Y sin su conocimiento ecológico, puede que nunca se hubieran desarrollado muchas medicinas vitales”.

“Ahora es fundamental para todos nosotros que sus conocimientos y opiniones sean consideradas legítimas. Los pueblos indígenas deberían tener un papel mucho mayor en las decisiones políticas sobre la mitigación del cambio climático, y el derecho a la propiedad de sus tierras debe ser reconocido”.