Survival International está combatiendo los abusos que sufren los pueblos indígenas y tribales en nombre de la conservación de la naturaleza. Sin indígenas, ni naturaleza ni futuro.

Nueve cosas que no quieren que sepas sobre el conservacionismo

1. El movimiento de la conservación de la naturaleza (diferente al movimiento ecologista) se remonta al siglo XIX cuando las élites estadounidenses que practicaban la caza de trofeos querían evitar que indígenas y cazadores comerciales pobres atraparan sus “presas”.

2. Muchos de los primeros conservacionistas fueron figuras prominentes del movimiento racista eugenésico y aplicaban sus principios a la nueva idea de “gestión de las presas de caza”.

3. La creencia de que ciertas zonas del planeta son “vírgenes” o inexploradas es una invención. En realidad, los humanos (cazadores incluidos) han gestionado y dado forma a sus entornos naturales durante miles de años. Pero solo ahora buena parte de las aportaciones humanas al medioambiente están siendo estudiadas científicamente.

4. La creación de un “Área Protegida” por lo general supone un robo de tierras. Para algunos pueblos indígenas esta es la mayor amenaza a la que se enfrentan.

5. El modelo de parque nacional, inventado en EE.UU. (y calificado como “la mejor idea de América”), fue exportado a todo el mundo. Todavía hoy supone expulsiones ilegales de pueblos indígenas y tribales de sus tierras ancestrales en nombre de la conservación de la naturaleza. Habitualmente los destruye. El paisaje se modifica entonces para agradar a los turistas; mientras se mantiene apartados a los pueblos indígenas.

6. No es un modelo positivo para el medioambiente. Si expulsas a las personas acabas con las actividades que han conformado dicho ecosistema (como ha sucedido, por ejemplo, con prácticas como la quema controlada o el cuidado del ganado).

7. Al violar los derechos de los pueblos indígenas locales se les convierte en enemigos de la conservación, lo que garantiza el fracaso de las áreas protegidas. Las prácticas actuales destruirán el medioambiente.

8. Muchos conservacionistas sienten rechazo por los pueblos indígenas. Algunas de las figuras más destacadas del movimiento quieren que la población mundial se reduzca un 70% y se oponen a la inmigración, especialmente la de los países pobres (donde el consumo per cápita es mucho menor que el norteamericano).

9. Hay dos modelos de conservación de la naturaleza: el de África y Asia donde los pueblos son expulsados; y el de Europa donde la gente vive dentro y conforma los parques nacionales. El primero fue formulado en la época de las guerras estadounidenses contra los nativos norteamericanos. Se relaciona con la idea de “hombre pecador” frente a “naturaleza divina” y tiene sus raíces en el protestantismo norteamericano del siglo XIX.

Cinco cosas que no quieren que sepas sobre la caza furtiva

1. Las personas pobres o indígenas son acusadas de “furtivas” porque cazan para alimentar a sus familias (o incluso simplemente porque recogen leña) en la tierra que una vez les perteneció. A menudo van escasamente armados, o desarmados por completo, pero reciben el mismo trato que las mafias profesionales de la caza furtiva.

2. Los pueblos indígenas y tribales se enfrentan a arrestos y palizas, tortura y muerte a manos de los guardas que financian las grandes organizaciones de la conservación. Mientras tanto, quienes practican la caza mayor de trofeos son bienvenidos.

3. En algunas regiones los guardaparques disparan en el acto a personas indígenas. En ocasiones estos guardas tienen inmunidad automática ante delitos por arma de fuego y, presuntamente, reciben recompensas por matar a “cazadores furtivos”. En los cuerpos pueden colocarse con facilidad falsas evidencias.

4. Pero perseguir a los cazadores indígenas desvía la atención y evita que se actúe contra los verdaderos furtivos: criminales que conspiran junto a funcionarios corruptos (incluidos aquellos que se financian con dinero procedente del conservacionismo). Por lo que, al tratarse de la gente equivocada, perseguir a los cazadores indígenas perjudica la conservación de la naturaleza.

5. Contrariamente a la propaganda conservacionista, es altamente improbable que el furtivismo financie significativamente el terrorismo. Este es otro juicio equivocado. Desvía la atención sobre los verdaderos cazadores furtivos: criminales que conspiran junto a funcionarios corruptos.

Cuatro cosas que no quieren que sepas sobre las reservas de tigres en la India

1. Fue la caza masiva por parte de las élites británicas e indias la que llevó al tigre al borde de la extinción. Durante mucho tiempo esto se ha venido encubriendo desde la narrativa conservacionista.

2. Encontrar tigres en las tierras ancestrales de los pueblos tribales no es una coincidencia: la adoración por los tigres está muy extendida y los pueblos indígenas han sido sus vecinos durante generaciones. Todavía hoy pueblos indígenas y tribales están siendo ilegalmente expulsados de reservas para tigres por toda la India. Esto los destruye. Y no está salvando a los tigres.

3. Las grandes organizaciones conservacionistas son culpables de apoyar las expulsiones. Las denominan “reubicaciones voluntarias” y afirman que las comunidades indígenas acceden a abandonar su tierra, cuando lo cierto es que se les fuerza a marcharse.

4. ¿Qué sucedió en la reserva en la que los indígenas lograron quedarse? Que la población de tigres aumentó.

Tres cosas que el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) prefiere que desconozcas

1. WWF incluye en sus órganos de dirección a personas que provienen de algunas de las multinacionales que más perjudican el medioambiente (minería, petróleo, etc.)

2. WWF colabora en el reparto de tierras indígenas entre multinacionales con ánimo de lucro. Tras ello, se “asocia” y recibe financiación por parte de empresas madereras que operan dentro de “zonas protegidas” y cuya actividad es profundamente destructiva.

3. La “caza de trofeos” o caza deportiva de grandes animales, practicada generalmente por cazadores blancos de clase alta, ayuda a financiar WWF y parte de su modelo de “conservación”; pero no se permite que los pueblos indígenas y tribales cacen para alimentar a sus familias. Representantes de WWF también practican este tipo de caza y lo hacen, incluso, con especies en peligro de extinción.

Tres conclusiones a las que no quieren que llegues…

1. Las pruebas demuestran que los pueblos indígenas y tribales cuidan su medioambiente mejor que nadie. Son los mejores conservacionistas y guardianes de la naturaleza: su presencia garantiza la biodiversidad; saben dónde están los verdaderos furtivos; mantienen alejados a los madereros. Deberían estar al frente del movimiento medioambiental. Asegurar las tierras indígenas es, con diferencia, la forma más económica y eficaz de proteger el medioambiente.

2. Las grandes organizaciones conservacionistas no se pronuncian sobre las expulsiones indígenas. Se asocian con los gobiernos, la industria y el turismo, y destruyen a los mejores aliados de la naturaleza. Cuando se las critica no reaccionan respetando los derechos humanos y el derecho internacional, sino que responden con amenazas, negativas, ofuscación y publicidad para “limitar el daño” (en sus palabras). A ninguna otra industria se le consentiría este modo de proceder.

3. Dicen que no tienen capacidad para hacer las cosas bien, que son cuestiones muy complicadas. Pero esto no es excusa: cuentan con una inmensa influencia, disponen de cuantiosos recursos y controlan enormes extensiones de territorio.


Es un engaño y está dañando el medioambiente.

Con el apoyo de algunos conservacionistas y en colaboración con muchos pueblos indígenas y tribales, Survival International está combatiendo estos abusos: por los pueblos indígenas, por la naturaleza y por toda la humanidad.

Dos cosas que puedes hacer
(especialmente si te preocupa el futuro)…

1. Cuenta lo que sucede…, especialmente si visitas áreas de las que pueblos indígenas han sido expulsados. Sé consciente de que visitar parques nacionales donde se han llevado a cabo expulsiones supone un apoyo a este modelo, por lo que, al menos, llama la atención a los guardaparques, funcionarios, agencias turísticas, etc., sobre estas cuestiones.

2. Ayúdanos a cambiar el modelo de conservación de la naturaleza por uno mejor que respete los derechos de los pueblos indígenas. ¡Es una cuestión demasiado importante como para dejarla en manos de las grandes organizaciones de la conservación!

Visita www.survival.es/guardianes para más información.


No podemos hacer artículos como este sin tu apoyo. Dependemos de tus aportaciones para llevar a cabo nuestras investigaciones, obtener evidencias y publicar los resultados. No aceptamos financiación de gobiernos o corporaciones, por lo que nuestra integridad nunca se ve comprometida. Por favor, "hazte [email protected] o dona":https://www.survival.es/haz-un-donativo/articulos. Sin ti, no puede haber Survival (supervivencia).

Relacionado