El senador Zequinha Marinho está presionando para que el territorio Ituna Itata, conocido por ser el hogar de tribus no contactadas, sea despojado de su protección y se abra a acaparadores de tierras y otros colonos.

El senador Zequinha Marinho está presionando para que el territorio Ituna Itata, conocido por ser el hogar de tribus no contactadas, sea despojado de su protección y se abra a acaparadores de tierras y otros colonos.

© Survival

El territorio indígena Ituna Itatá (“Olor a Fuego”), ubicado en el estado de Pará de Brasil y hogar de indígenas no contactados, corre un grave peligro tras revelarse que un senador brasileño trama abrirlo a foráneos, madereros, agroganaderos y mineros.

El Observatorio de Derechos Humanos de los Pueblos Indígenas Aislados y de Reciente Contacto (OPI) desveló que el senador Zequinha Marinho, que mantiene fuertes vínculos con los lobbies mineros y agroganaderos, y pertenece a la polémica iglesia evangélica Asamblea de Dios, había escrito a la oficina del Presidente exigiendo la revocación de parte de la protección actual del territorio. El objetivo es abrir toda la zona a la explotación comercial.

En el territorio Ituna Itatá solo habitan indígenas no contactados. Sufre una gran presión por las invasiones y ataques de acaparadores de tierras y madereros. La tala ilegal aumenta en la zona de forma exponencial y en 2019 fue el territorio indígena más sacudido por la deforestación en Brasil.

La región afronta además otra grave amenaza: la minera canadiense Belo Sun planea construir la mayor mina de oro a cielo abierto del país a pocos kilómetros de distancia. Sin embargo, el territorio debería haber sido demarcado y protegido hace años: esa fue una de las condiciones para la aprobación del enorme proyecto de la represa de Belo Monte, que se encuentra en las proximidades.