Los kayapó deciden oponerse a un proyecto masivo de presas

Los indígenas mebegokre kayapó han decidido oponerse a la construcción de cinco presas sobre el Río Xingu en la Amazonia. Doscientos kayapó se reunieron recientemente para discutir el asunto de las presas, que temen tengan un impacto desvastador sobre el medio ambiente e inunden grandes porciones de su tierra.

Muchos kayapó expresaron su preocupación y enojo porque el Gobierno brasileño y la empresa de electricidad Eletronorte no hubieran comunicado el proyecto abiertamente y violaran la constitución brasileña al no consultar a las comunidades que se verán afectadas si el proyecto continúa.

En 1989, los kayapó organizaron un gran encuentro en Altamira para protestar contra un proyecto de construcción de una presa similar. Ya entonces, detuvieron con éxito la construcción de las presas al captar la atención de los medios de comunicación mundiales y obtener apoyo internacional generalizado.

Al enfrentarse ahora con una situación similar, los kayapó están creando alianzas locales y regionales. El organizador de la reunión, Megaron Txukarramãe, dijo: "Convocamos a todos los habitantes del Valle Xingu a que se unan a nosotros en una gran manifestación en Altamira en contra de la presa del Monte Belo y las otras presas que la empresa Eletronorte quiere construir en nuestro valle, y para la protección y desarrollo de nuestra fuerza productiva, nuestras culturas y comunidades".

A continuación se detalla un informe de la reunión.

DECLARACIÓN DE LA REUNIÓN DE LOS MEBEGOKRE KAYAPÓ EN PIARAÇU, MATO GROSSO, 28 DE MARZO-1 DE ABRIL DE 2006

Los representantes kayapó, 200 representantes de 19 de las 21 comunidades del pueblo mebegokre (kayapó) se reunieron durante cinco días en la villa de Piaraçu entre el 28 de marzo y el 1 de abril. El tema principal de discusión fue el proyecto del Gobierno brasileño de construir la represa del Monte Belo y otras cuatro presas hidroeléctricas en el Río Xingu y su afluente principal, el Irirí.

Los participantes de la reunión se opusieron unánimemente a la construcción de esas presas, y alegaron que éstas podrían tener efectos catastróficos sobre el ecosistema e inundar grandes áreas del territorio indígena.

Muchos oradores comenzaron sus observaciones con sus cantos de guerra personales y advirtieron que si el Gobierno continúa con la constricción en Monte Belo, eso llevará a una guerra con los kayapó. También denunciaron que Eletronorte y el Presidente Lula da Silva no revelaron el alcance real del plan y remarcaron que ellos lo presentaron en público como un esquema con una única presa en el Monte Belo, cuando en realidad el proyecto total incluye cinco gigantescas presas.

Un punto que los oradores resaltaron en repetidas ocasiones fue que Eletronorte y el Presidente Lula, al no ir a las comunidades kayapó y de otros pueblos de la región para explicar abiertamente los detalles de sus planes y no permitir que los kayapó discutan el proyecto en el Congreso Nacional, están violando las leyes nacionales, que exigen que todos los proyectos de desarrollo que impliquen efectos que puedan ser dañinos para los territorios indígenas deben discutirse con las comunidades indígenas que puedan verse afectadas y esas comunidades deben tener la oportunidad de discutir el proyecto en el Congreso Nacional.

Además de su oposición intransigente a las represas, los representantes de las comunidades ubicadas en la ribera del Xingú denunciaron el aumento de la contaminación del río debido a las actividades agrícolas, como el cultivo masivo de semillas de soja y actividades ganaderas, muy cerca de la ribera del río. Exigieron que el Estado regule esas actividades para impedir la destrucción del ecosistema del río.

El segundo tema importante de discusión fue la inseguridad en las fronteras de esos territorios que fueron reconocidos legalmente por el Estado como reservas kayapó. Las invasiones de las áreas kayapó ocurren todo el tiempo, y la FUNAI (la agencia brasileña para asuntos indígenas), según el testimonio de varios oradores, no está ocupándose eficazmente de este grave problema.

Además de exigir una respuesta más apropiada por parte de los organismos responsables de gobierno como la FUNAI, el Ministerio Público de la Defensa, y la Policía Federal y Estatal, los representantes informaron que ellos mismos están tomando medidas para solucionar este problema. La más importante de ellas es establecer puestos de guardia en las fronteras de varias de las reservas kayapó. Cada comunidad es responsable de la porción de frontera que pasa por su área de la reserva. Para cumplir con esta responsabilidad, las comunidades han colocado puestos de guardia en puntos estratégicos de sus fronteras y han designado miembros de la comunidad para que estén en los puestos y realicen tanto guardias de patrulla como permanentes. Según los oradores de la reunión, hay ahora más de sesenta puestos de éstos, cada uno con un hombre a cargo.

El tercer tema importante de la reunión fue el impulso de proyectos para la producción de productos silvestres en la comunidad. El objetivo de estos proyectos es sustituir actividades de extracción no sustentables como juntar madera y extraer oro por actividades productivas sustentables como fuentes de ingreso de la comunidad. Lo hacen porque, por una parte, son conscientes de la importancia de proteger el medio ambiente usando formas de producción sostenibles y por otra, se dan cuenta de la urgencia de crear focos de ocupación y utilización de recursos forestales en las fronteras amenazadas por los invasores.

Así, los nuevos puestos de guardia cumplen un doble papel como centros de explotación de recursos forestales, como las nueces de Brasil (tanto en forma no procesada como en forma de aceite prensado por máquinas que se han instalado en cuatro poblados), cupuaçú, copaíba, resina de los árboles, bacaba, cacao, genipapo, jaborandí y miel (esta última apoyada por un excelente proyecto de la FUNAI). Muchos poblados también producen cultivos agrícolas comunes como arroz, habas, mandioca y plátanos, para mercados regionales. Estas actividades han ayudado a que casi todas las comunidades kayapó (todavía existen algunas pequeñas excepciones de algunos sub-grupos en unas pocas comunidades) se vuelvan en contra de los contratos con los extractores brasileños (de madera y mineros) que tuvieron un papel fundamental en la economía de los kayapó en la década de los 80 y principios de los 90.

Según las palabras del organizador de la reunión, Megaron Txukarramãe, "Nosotros, los mebegokre kayapó somos conscientes de que los problemas que amenazan la vida de nuestras comunidades en el Valle Xingú también amenazan a otra gente, tanto indígena como brasileña, que también vive en el valle. La solución a estos problemas, y por tanto la protección eficaz de nuestro río y nuestro bosque, son parte de una lucha común, que compartimos con todos los pueblos del Valle Xingú.

Hace dieciocho meses, nos reunimos en Piaraçu con otros pueblos indígenas del Xingú Alto, Medio y Bajo para forjar un frente único contra estas amenazas. Ahora, después de la exitosa conclusión del encuentro de todas nuestras comunidades, entramos en una nueva etapa de nuestra lucha, al contactar con organizaciones de colonos brasileños del Bajo Xingú y de la Transamazónica para formar una alianza de todos los pueblos del Valle del Xingú para salvar nuestros ríos de las presas, la contaminación y todas las formas de desarrollo destructivo, y para fomentar formas alternativas de producción, basadas en la fuerza productiva de las comunidades locales y utilizando recursos sustentables.

Convocamos a todos los habitantes del Valle Xingu a que se unan a nosotros en una gran manifestación en Altamira en contra de la presa del Monte Belo y las otras presas que la empresa Eletronorte quiere construir en nuestro valle, y para la protección y desarrollo de nuestra fuerza productiva, nuestras culturas y comunidades."


Colider, Mato Grosso, Brasil, 4 de abril de 2006.

Conservation International, Fundación Vida Silvestre, la Fundación Moore y la agencia brasileña para asuntos indígenas (FUNAI) se hicieron cargo de los costos de transporte y alojamiento de la reunión.

Este texto fue preparado por Terence Turner, Megaron Txukarramãe y Luis Carlos
Sampaio. Traducción del original en portugués: 'Declaração da Reunião do
Povo Mebengokre Kayapó, Piaraçu, MT, 28 Março a 01 Abril de 2006'.