Aparece el cadáver de un indígena brasileño desaparecido durante un ataque

Hombre guaraní.
Hombre guaraní.
© João Ripper/Survival

El cuerpo sin vida de un indígena guaraní ha sido encontrado lleno de magulladuras en un río, cerca de su tierra ancestral en Brasil, tras un ataque armado a la comunidad de Ypo’i el pasado 30 de octubre.

El cuerpo del profesor Genivaldo Verá fue identificado por sus familiares el 10 de noviembre. Las autoridades brasileñas están realizando la autopsia para determinar la causa de su muerte. El ataque se produjo en las inmediaciones de la hacienda “Triunfo”, construida en tierra guaraní, cerca de la ciudad de Paranhos (estado de Mato Grosso do Sul, al sudeste de Brasil junto a la frontera de Paraguay).

Rolindo Verá, profesor y primo de Genivaldo, también desapareció tras el ataque y hasta la fecha sigue en paradero desconocido. Los guaraníes, que temen que también haya sido asesinado, están presionando a las autoridades de Brasil y Paraguay para que lleven a cabo una investigación urgente.

El pasado 29 de octubre Genivaldo y Rolindo Verá participaron, junto a otros guaraníes, en la reocupación de parte de su tierra ancestral o tekohá. Los terratenientes robaron y ocuparon su tierra, y ellos han estado viviendo con otros 3.000 guaraníes hacinados en sólo 2.118 hectáreas de tierra.

Durante años, los guaraníes han tratado de regresar a Ypo’i. FUNAI, el departamento de asuntos indígenas del Gobierno brasileño no ha conseguido demarcar su tierra, pese a que era su deber.

Un día después de su regreso a Ypo’i, los guaraníes fueron atacados por un grupo de hombres armados que llegaron en un camión y comenzaron a dispararles, golpearles, hostigarles y a obligarles a salir del área. Varios guaraníes resultaron heridos, y Genivaldo y Rolindo desaparecieron.

El jefe guaraní Verá declaró: “Cuando llegamos a nuestra tekohá, estábamos muy contentos. Comenzamos a construir algunos refugios para poder empezar a vivir en nuestra tierra de nuevo. Pero poco después, un grupo de hombres armados llegó, nos golpeó y nos disparó. Empezamos a huir. Más que el dolor por las balas y los golpes, nos dolió haber sido forzados a abandonar lo que nos pertenece”.

El ataque es el más reciente de una serie de violentos sucesos en Mato Grosso do Sul. Una semana antes, indígenas terena, que habían ocupado parte de su tierra ancestral en el municipio de Sidrolândia, también fueron expulsados por la fuerza.

La alta comisionada de Naciones Unidas para Derechos Humanos, Navi Pillay, acaba de visitar Brasil y describió la situación de los pueblos indígenas como “asombrosamente invisible”. También dijo que “se están enfrentando a la discriminación y a la indiferencia, expulsados de sus tierras y obligados a trabajos forzados”.

Los guaraníes de Mato Grosso do Sul se enfrentan a una de las situaciones más difíciles de todos los pueblos indígenas de Brasil. Una vez ocuparon una tierra de bosques y llanuras que abarcaba unos 350.000 kilómetros cuadrados, y ahora viven en reasentamientos muy masificados.

Algunos guaraníes no poseen ninguna tierra y viven acampados a los lados de las carreteras. Se enfrentan a la falta de empleo, la pobreza, la enfermedad, la malnutrición, la violencia, a la explotación en campos de caña de azúcar y a unas tasas de suicidio inigualables en toda Sudamérica.

Survival International ha abierto un fondo para apoyar a los guaraníes en colaboración con la película “Birdwatchers”:https://www.birdwatchersfilm.com/ , que protagonizan indígenas guaraní-kaiowá. Todos los donativos irán destinados a ayudarles a defender sus derechos, sus tierras y su futuro.