Uganda: un ‘pigmeo’ batwa se enfrenta a pena de prisión por cazar un antílope

Kafukuzi Valence en su celda de Kisoro, Uganda (2017).
Kafukuzi Valence en su celda de Kisoro, Uganda (2017).

© Alex Ahimbisibwe/Batwa Development Organisation

Un hombre “pigmeo” batwa se enfrenta a cinco años de prisión por cazar un pequeño antílope dentro del Parque Nacional de la Selva Impenetrable de Bwindi en Uganda, un área protegida de la que los batwas fueron violenta e ilegalmente expulsados.

Kafukuzi Valence, quien en principio comparecerá ante el tribunal el próximo 15 de febrero, asegura que el animal se había desviado hasta un terreno contiguo al parque. Al parecer, la policía del distrito dijo a su familia que liberarían a Valence si les pagaban 5.700.000 chelines ugandeses (unos 1.500€). Por un día de trabajo los batwas suelen recibir un salario inferior a 1€.

El parque fue establecido en las tierras ancestrales de los cazadores-recolectores batwas en 1991 con el apoyo de El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) y sin el consentimiento de los batwas. Ahora son acusados de “furtivos” cuando cazan para alimentar a sus familias.

Los batwas han sido ilegalmente expulsados de sus tierras ancestrales dentro del Parque Nacional de la Selva Impenetrable de Bwindi.
Los batwas han sido ilegalmente expulsados de sus tierras ancestrales dentro del Parque Nacional de la Selva Impenetrable de Bwindi.

© Bagaragazagod

Como un hombre batwa recuerda: “Un día estábamos en el bosque cuando vimos a gente que venía con metralletas y diciéndonos que teníamos que abandonar la selva. Teníamos mucho miedo así que empezamos a correr sin saber a dónde ir y algunos de los nuestros desaparecieron. O murieron o se fueron a un sitio que no conocemos. A causa de la expulsión ahora todos estamos desperdigados”.

Los batwas se enfrentan a arrestos y prisión por “traspasar” los límites de Bwindi o del cercano Parque Nacional del Gorila de Mgahinga, del que también fueron expulsados. Los batwas que son encarcelados a menudo son también obligados a trabajar en la construcción o en la eliminación de residuos. Los relatos de abusos se remontan al año 2001, cuando al parecer guardas fusilaron a un hombre batwa al encontrarlo dentro de Bwindi.

En 2013, los batwas entregaron una petición ante el Tribunal Constitucional de Uganda buscando justicia ante la violación de sus derechos territoriales. El caso sigue en curso.

Nota: Kafukuzi permanece bajo custodia policial hasta su comparecencia ante las cortes.