Indígenas de todo Brasil consiguieron una victoria histórica por sus tierras y su futuro.

Indígenas de todo Brasil consiguieron una victoria histórica por sus tierras y su futuro. © Agência Brasil

Indígenas de todo Brasil han conseguido una victoria histórica a escala nacional al evitar que el Congreso les arrebate el control del futuro de su tierra.

Un proyecto de reforma de la Constitución y para otorgar al Congreso poder en la demarcación de los territorios indígenas ha sido descartado tras meses de sonoras protestas protagonizadas por miles de indígenas en representación de decenas de pueblos.

Recientemente, decenas de indígenas viajaron a Brasilia y entraron al edificio del Congreso para hacer oír sus voces. Cinco de ellos fueron arrestados durante la protesta y puestos en libertad más tarde.

Decenas de indígenas entraron al edificio del Congreso para hacer oír sus voces.

Decenas de indígenas entraron al edificio del Congreso para hacer oír sus voces. © Agência Brasil

De haber sido aprobada, la enmienda constitucional propuesta, conocida como “PEC 215”, habría causado futuras dilaciones y obstáculos para el reconocimiento y la protección de las tierras ancestrales de los pueblos indígenas, de las que dependen para su supervivencia.

La lideresa indígena Sonia Guajajara declaró en su trayecto de vuelta a su hogar en la Amazonia, tras semanas ejerciendo presión en Brasilia: “Regreso con mi corazón purificado, un alma ligera y un cuerpo colmado de coraje para hacer todo de nuevo si fuera preciso en la lucha por la defensa de nuestros derechos y de nuestros pueblos”.

La Asociación de Pueblos Indígenas de Brasil (APIB) envió una carta abierta para marcar este acontecimiento memorable, declarando: “Los pueblos indígenas demostramos que, incluso sacrificando la propia vida, jamás admitiremos (…) la recolonización, usurpación y expoliación de territorios.”

Junto a varias propuestas, la PEC 215 ha sido el resultado de la presión del poderoso lobby del grupo agro-ruralista que incluye a muchos políticos que poseen haciendas en territorios indígenas.

Amenazaba con generar situaciones desastrosas para pueblos como el de los guaraníes, que han sido expulsados de la mayor parte de su tierras y afrontan condiciones de vida deplorables, así como una de las tasas de suicidios más elevadas del mundo, mientras esperan que el Gobierno cumpla con su deber legal de demarcar su tierra; también habría sido devastador para las numerosas tribus no contactadas de Brasil, las sociedades más vulnerables del país.

Survival ha estado ejerciendo presión contra la PEC 215 y otros proyectos de ley peligrosos. Nixiwaka Yawanawá, un indígena amazónico de Brasil, encabezó las protestas internacionales de los simpatizantes de Survival y declaró: “Estamos aquí para apoyar a nuestros hermanos y hermanas indígenas en Brasil quienes afrontan el peor ataque a sus derechos en décadas”.

Los indígenas brasileños continúan combatiendo la invasión de sus tierras por parte de madereros, mineros, terratenientes ganaderos y otros, y en contra de una serie de megapresas en la Amazonia que amenazan con destruir los medios de subsistencia de miles de indígenas y con aniquilar a algunas tribus aisladas.