1,500 indígenas brasileños protestaron en Brasilia en contra de una propuesta de enmienda constitucional (PEC 215)

1,500 indígenas brasileños protestaron en Brasilia en contra de una propuesta de enmienda constitucional (PEC 215) © Fabio Nascimento / Mobilização Nacional Indígena

Como antesala al “Día del Indio”, que se conmemora en Brasil cada 19 de abril, 1.500 indígenas de 200 pueblos llevan toda la semana protestando en la capital del país contra el ataque del Congreso brasileño a sus derechos territoriales.

Los indígenas están encolerizados por una propuesta de enmienda constitucional que otorgará al Congreso poder para decidir sobre la demarcación (o mapeo) de los territorios indígenas. Esta responsabilidad recae actualmente sobre FUNAI, el departamento de asuntos indígenas del Gobierno.

De aprobarse, la propuesta probablemente causaría enormes retrasos en el reconocimiento de las tierras indígenas, muchos territorios indígenas verían probablemente disminuido su tamaño y, casi con certeza, aumentarían los violentos enfrentamientos por la tierra.

Tupã Karaí, un indígena guaraní que participa en la protesta dijo: “El grupo de políticos no indígenas quiere matar a todos los indígenas de Brasil. Por eso estamos aquí”.

Una poderosa bancada de políticos anti-indígenas vinculados al ingente agronegocio de Brasil, al sector minero y al hidroeléctrico está detrás de este último ataque a los derechos indígenas, mientras el ministerio de Justicia y FUNAI se oponen a la enmienda.

Lindomar Ferreira, indígena terena y coordinadora de la Asociación de Pueblos Indígenas de Brasil (APIB) alertó: “Desde el momento en que el cuerpo legislativo decida sobre la demarcación de las tierras indígenas sabemos que no habrá más demarcaciones".

“Es lo mismo que arrojar petróleo sobre el fuego. Los terratenientes se envalentonarán y nosotros defenderemos nuestro territorio. Habrá conflicto, violencia y muerte”.

Los indígenas están acampando a las afueras edificios ministeriales para visibilizar sus protestas.

El martes muchos indígenas realizaron una vigilia pacífica en el Supremo Tribunal Federal de Brasil en protesta por sus recientes decisiones anti-indígenas que incluyen anular las órdenes oficiales que declaran los límites de tres territorios indígenas.