Botsuana: los bosquimanos sufren las consecuencias de la minería de diamantes

A pesar de la sentencia judicial de 2006, los bosquimanos siguen luchando para que se respeten sus derechos.
A pesar de la sentencia judicial de 2006, los bosquimanos siguen luchando para que se respeten sus derechos.
© Survival International

Mientras aumentan los beneficios de las operaciones mineras de multinacionales de diamantes en Botsuana, las comunidades bosquimanas del país siguen sufriendo sus consecuencias.

Hace unos días se descubrió la segunda mayor cantera de diamantes de la historia cerca de la Reserva de Caza del Kalahari Central (CKGR, según sus siglas en inglés), que yace en la tierra ancestral reconocida del pueblo indígena bosquimano. Botsuana publicitó con intensidad su riqueza diamantífera en medios internacionales, que hasta la fecha obviaron en sus coberturas las persistentes violaciones de derechos humanos de los bosquimanos.

Los bosquimanos de la CKGR fueron expulsados de su tierra hace más de una década, poco después del hallazgo de diamantes en la reserva. Aunque una histórica sentencia judicial del Tribunal Supremo de Botsuana reconoció en 2006 su derecho a regresar, actualmente se sigue impidiendo a la mayoría de los bosquimanos vivir dentro ella. Y a quienes lo lograron les hacen la vida casi imposible. Ministros del Gobierno y la empresa minera Gem Diamonds prometieron por separado abrir nuevos pozos de agua en el territorio, después de que sus suministros fueran destruidos durante las expulsiones, pero la mayoría de los bosquimanos siguen sin acceso a agua potable.

 Muchos bosquimanos se ven abocados a depender del líquido de los melones para hidratarse ante la falta de acceso a pozos en su tierra ancestral.
Muchos bosquimanos se ven abocados a depender del líquido de los melones para hidratarse ante la falta de acceso a pozos en su tierra ancestral.
© Survival International

A ello hay que sumar sus dificultades para conseguir alimento, ya que Botsuana implementó una prohibición de caza a escala nacional en 2014 que los criminaliza por cazar para alimentarse. Se enfrentan a arrestos, palizas y torturas a manos de la policía paramilitar y de los guardas forestales financiados por el estado, y se les acusa de “furtivos” por cazar para alimentar a sus familias mientras sí se permite la caza de trofeos a cambio de grandes sumas de dinero. Todo ello a pesar de que la sentencia judicial de 2006 reconocía su derecho a cazar dentro de la reserva.

El Gobierno de Botsuana se ha negado a destinar recursos procedentes de la minería de diamantes para apoyar a los bosquimanos, y en su lugar gasta pródigamente en visitas de mandatarios extranjeros, el patrocinio de contenidos y campañas publicitarias. El año que viene se estrenará una película de Hollywood, protagonizada por el actor David Oyelowo, que versa sobre la vida del primer presidente del país.

Survival International desarrolla desde hace años una campaña de amplio alcance para que se reconozca el derecho de los bosquimanos a vivir en la reserva y a ser tratados como seres humanos por su propio Gobierno. Pero los atropellos siguen siendo una constante. Incluso Gordon Bennett, abogado de los bosquimanos, tiene la entrada vetada al país y no puede acometer los procedimientos legales requeridos para velar porque se acaten los derechos de este pueblo indígena.

“Este hallazgo ha deslumbrado de tal forma a los medios de comunicación que Botsuana ha ocultado con facilidad a las víctimas reales de esta fiebre por los diamantes”, explica el director de Survival International, Stephen Corry. “Los derechos de los bosquimanos siguen siendo violados por un Gobierno que se piensa tan poderoso que está por encima de la obediencia a su propio Tribunal Supremo. En la cuenta atrás hacia el 50 aniversario de la independencia de Botsuana, que se celebra el próximo año, Survival hará todo lo que esté en su mano para conseguir que el abuso hacia los bosquimanos no pase desapercibido con la esperanza de que los ciudadanos más desposeídos del país comiencen a ser tratados justamente.”