Survival pide a la ONU que ponga fin a la “crisis” de envenenamiento por mercurio en América del Sur

Los buscadores de oro invaden la tierra yanomami desde hace décadas.

Los buscadores de oro invaden la tierra yanomami desde hace décadas.

© Fiona Watson/Survival

Las intoxicaciones por mercurio están devastando a pueblos indígenas en la Amazonia, según ha advertido hoy Survival International a Naciones Unidas.

En una carta dirigida al Relator Especial de la ONU sobre Salud, Survival recalca el fracaso de los gobiernos de América del Sur a la hora de combatir este tipo de contaminación.

El uso incontrolado de mercurio, como por ejemplo en la ilegal minería aluvial de oro, a menudo se produce en tierras indígenas. Las actitudes discriminatorias contra los pueblos indígenas se traducen en que apenas se implementan acciones para controlarlo.

En Perú, el 80% de una comunidad nahua ha dado positivo por altos niveles de mercurio en sangre. Un 63% de los afectados son niños. Entre los síntomas por este tipo de intoxicación se incluyen la anemia y el fallo renal. Un niño ya ha fallecido con síntomas relativos al envenenamiento por mercurio.

El Gobierno peruano tiene constancia de la contaminación por mercurio desde 2014, pero ha hecho poco para identificar la fuente. Es posible que otros pueblos indígenas de la zona también se hayan visto afectados, entre ellos grupos de indígenas aislados.

En Brasil, nuevos datos arrojan alarmantes niveles de envenenamiento por mercurio entre los indígenas yanomamis y yekuanas. Un 90% de los integrantes de una comunidad están gravemente afectados.

En tierra yanomami operan buscadores ilegales de oro, que contaminan los ríos y la selva con mercurio. Los indígenas yanomamis no contactados corren especial peligro por los numerosos mineros que trabajan cerca de donde viven.

Sin atención médica, el envenenamiento por mercurio puede ser mortal. Los niños y las mujeres en edad de procrear son más vulnerables.

Sin atención médica, el envenenamiento por mercurio puede ser mortal. Los niños y las mujeres en edad de procrear son más vulnerables.

© Fiona Watson/Survival

El portavoz indígena yekuana, Reinaldo Rocha, declaró: “Estamos preocupados por los resultados de esta investigación. Esta contaminación afecta a las plantas, a los animales y a las generaciones futuras”.

Las autoridades brasileñas conocen la contaminación por mercurio desde, al menos, la década de los 80, pero no han acabado definitivamente con la minería ilegal de oro. Además resulta insuficiente lo que se ha hecho para tratar a los indígenas afectados.

En Venezuela varios pueblos indígenas, entre ellos los yekuanas, los yanomamis, los piaroas, los hotis y los pemones, también sufren sus destructivas consecuencias. Un 92% de las mujeres yekuanas de una región registran niveles de mercurio que exceden considerablemente los límites aceptados.

Según Stephen Corry, director de Survival International: “Estos gobiernos están sentados sobre una bomba de relojería. Cada semana que transcurre sin que actúen, más y más pueblos indígenas sufren los daños. Cuando se identifica el evenenamiento por mercurio, la fuente ha de ser contenida de forma inmediata y los afectados deben recibir tratamiento. Las consecuencias serán catastróficas si no se protegen las tierras de los pueblos indígenas.”