Muere una lideresa y profesora guaraní

Leia Aquino, conversa con Survival pocos años antes de su muerte en 2016.

Leia Aquino, conversa con Survival pocos años antes de su muerte en 2016.

© Survival

Survival International anuncia con tristeza la repentina muerte de Leia Aquino, activista guaraní kaiowá, portavoz indígena y profesora. Leia falleció el pasado 3 de junio en un hospital a causa de una hemorragia cerebral.

Caracterizada por su determinación y sensatez, Leia estuvo al frente de la batalla de los guaraní-kaiowás por sus derechos territoriales y presenció algunos de los conflictos más amargos entre su comunidad y los terratenientes agroganaderos que ocupan su tierra Ñanderú Marangatú, donde varios líderes guaraníes han sido asesinados por los pistoleros de los terratenientes.

En este vídeo, Leia hablaba sobre los pistoleros que constantemente amenazan a los guaraníes.

Los pistoleros

Una comunidad guaraní describe la amenaza que suponen los pistoleros a sueldo contratados por los terratenientes que se apoderaron de sus tierras.

Aunque Ñanderú Marangatú fue reconocida oficialmente como territorio guaraní en 2005, los agroganaderos siguen ocupando buena parte de su tierra. Los guaraníes solo pueden vivir en una pequeña parte de lo que legalmente les corresponde.

Antes de llevar a cabo las reocupaciones, los guaraníes vivían en una pequeña parcela de tierra donde la malnutrición abundaba entre los niños más pequeños.

Indígenas guaraníes de la comunidad de Leia se congregan en un ritual de protesta sobre su tierra ancestral.

Indígenas guaraníes de la comunidad de Leia se congregan en un ritual de protesta sobre su tierra ancestral.

© Egon Dionisio Heck/Survival

En el año 2000, Survival invitó a Europa a Leia y a otro líder guaraní, Marcos Veron, con motivo del lanzamiento del libro Desheredados sobre los pueblos indígenas de Brasil.

Durante el viaje Leia movilizó a una cuantiosa audiencia, incluidos niños en edad escolar, cuando hablaba de la desesperada situación de los guaraníes: “Cuando pienso en mi pueblo pienso en libertad, porque estábamos encarcelados. No somos un pueblo libre, y ello se debe a que no tenemos tierra”.

“Cuando tenemos tierra, tenemos libertad y, más que eso, tenemos felicidad. Observando los rostros de la gente solo puedes ver tristeza y preocupación, porque no tienen lo que necesitan para vivir. Queremos cultivar pero no tenemos tierra para plantar, pero esta tierra es nuestra, nos pertenece”.

Igualmente, a ella le conmovía el interés de los jóvenes. En una ocasión dijo a un grupo de escolares italianos: “Nuestra situación es muy difícil, pero sabemos que nos aman y que quieren saber de nuestra situación. Fue una gran sorpresa para mí cuando dijeron que había una escuela que quería ayudar a cambiar las vidas de los guaraní-kaiowás”.

Leia también era una profesora muy querida de la escuela guaraní de Ñanderú Marangatú. Ella daba una gran importancia a enseñar en la lengua guaraní para animar a los jóvenes guaraníes a estar orgullosos de la cultura de su pueblo.

En 1999 las autoridades cerraron la pequeña escuela en represalia por la participación de Leia en protestas territoriales pacíficas. Pero ella presionó con éxito para su reapertura y como resultado esta incluso aumentó su tamaño.

Leia ha sido enterrada en una de las zonas de Ñanderú Marangatú que los guaraníes reocuparon el año pasado. Con su marcha deja a su marido, un trabajador de salud de la comunidad, y a tres hijos. Somos muchos los que extrañaremos a Leia, pero deja tras de sí un legado que vivirá.