Implicada agencia de safaris de caza de elefantes en abusos contra "pigmeos"

Peter Flack, cazador y patrono de WWF, posa junto a un elefante de selva africano muerto.

Peter Flack, cazador y patrono de WWF, posa junto a un elefante de selva africano muerto.

© Peter Flack

Survival International ha podido saber que una compañía que organiza safaris de caza de elefantes, copropiedad de un multimillonario francés, ha estado implicada en violaciones de derechos humanos contra “pigmeos” bakas y sus vecinos de la zona, como expulsiones ilegales y tortura.

La agencia opera en dos “áreas protegidas” de Camerún arrendadas al multimillonario francés Benjamin de Rothschild y ofrece a los turistas la posibilidad de disparar a un elefante de la selva pagando 55.000 €.

Los bakas han sido expulsados de sus tierras ancestrales para dar paso a la caza de trofeos, violando el derecho internacional. Soldados, policía y guardas armados patrullan la zona, y a los bakas les han dicho que les dispararán en el acto si entran en ella para cazar en busca de alimento para sus familias, recolectar plantas o visitar lugares religiosos.

Los bakas denuncian que, solo en el último año, los guardaparques y trabajadores de la agencia de safari han quemado tres de sus campamentos en la selva. Varios hombres bakas que cazaban en la selva para alimentarse fueron golpeados por la policía local, soldados y guardaparques.

Benjamin de Rothschild, copropietario de una lujosa agencia de safaris que caza elefantes en la tierra de los bakas.

Benjamin de Rothschild, copropietario de una lujosa agencia de safaris que caza elefantes en la tierra de los bakas.

© JeuneAfrique

“Me dijeron que llevara a mi padre a la espalda. Empecé a caminar, [el guarda] me golpeó, golpeó a mi padre. Durante tres horas cada vez que me quejaba me golpeaban, hasta que me desvanecí y caí al suelo con mi padre”, dijo un hombre baka a Survival.

“Cuando la agencia de caza de trofeos nos encuentra aquí incendian los campamentos. Nos golpean, nos buscan, nos echan encima a sus perros, nos apuntan con sus pistolas”, declaró otro hombre baka.

Y un tercer hombre baka afirmó: “La agencia de caza de trofeos dijo que si veía a alguien [en la selva] volarían las balas. Quienes tienen familia allí han ido a sacarlos. ¿Cómo vamos a vivir ahora?”

Survival ha contactado a Rothschild para informarle de las denuncias sobre graves violaciones de derechos humanos cometidas para mantener la actividad de caza de trofeos, pero no ha recibido respuesta.

Los bakas usan la selva camerunesa para procurarse alimento, medicina y para celebrar sus rituales religiosos. Ahora han sido excluidos de ella a la fuerza.

Los bakas usan la selva camerunesa para procurarse alimento, medicina y para celebrar sus rituales religiosos. Ahora han sido excluidos de ella a la fuerza.

© Selcen Kucukustel/Atlas

El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) es muy activo en Camerún, y las “áreas protegidas” destinadas a la caza de trofeos forman parte de uno de sus principales “territorios de conservación”. WWF no se ha pronunciado aún sobre las acusaciones, ni acerca de si tiene intención de adoptar alguna medida.

Uno de los operadores turísticos contó a Survival: “Todos nuestros lujosos alojamientos en la selva son construcciones sólidas y están totalmente equipados; cuentan con aire acondicionado, chalets privados con baños completos y vestidores. Nuestra deliciosa cocina con diversidad de platos se sirve con los mejores vinos y bebidas de Europa (…). Nuestro nuevo campamento forestal cuenta con una piscina cubierta”.

Por toda la región, los “pigmeos” bakas y sus vecinos están siendo expulsados de sus tierras ancestrales y se enfrentan a arrestos y palizas, tortura e incluso muerte mientras se fomenta la caza mayor (o caza de trofeos) entre los que pagan por ella. El patrono de WWF Peter Flack también ha cazado elefantes en la región.

El director de Survival, Stephen Corry, declaró: “Por toda África, ricos cazadores de trofeos son bienvenidos a las mismas áreas en las que se expulsa ilegalmente a los cazadores indígenas de sus tierras ancestrales y se les trata con brutalidad por cazar para alimentar a sus familias. Esto tiene que parar. La conservación en la cuenca del Congo es robo de tierras, una continuación del colonialismo. Conduce a terribles y generalizadas violaciones de derechos humanos, incluidos asesinatos extrajudiciales. ¿Por qué tan poca gente habla sobre ello? Survival está liderando la lucha contra estos abusos. Los conservacionistas deben respetar los derechos humanos igual que debe hacerlo cualquier otro”.

Nota: "Pigmeo” es un término genérico que se usa normalmente para referirse a los pueblos cazadores-recolectores de la cuenca del Congo y de cualquier otro lugar de África central. Algunos indígenas consideran que este término es peyorativo y lo evitan, pero otros lo usan como una forma práctica y fácilmente reconocible de referirse a sí mismos.

Cada vez que veo esos dedos grandes me siento feliz
Barabaig Tanzania
  • Desde 1969 |
  • Oficinas en Londres, Berlín, Madrid, Milán, París y San Francisco