Refugiados de la conservación – Los ogiek se enfrentan a la expulsión de su selva ancestral

Indígena ogiek, Kenia
Indígena ogiek, Kenia
© Virginia Lulling/Survival

El Gobierno de Kenia ha amenazado con detener a los indígenas ogiek que viven en la selva Mau si no abandonan sus hogares antes de mediados de septiembre. Ya hay policías desplegados alrededor de la selva a la espera de que se cumpla el plazo.

La selva Mau ha sido severamente degradada en los últimos años, debido en gran parte a la afluencia de empresas madereras y a colonos ilegales que explotan los recursos del territorio. El Gobierno de Kenia ha decidido combatir el problema desalojando a todos, incluidos los indígenas ogiek que han vivido allí durante siglos.

Los ogiek se resisten a abandonar sus tierras. A principios de esta semana varios representantes se reunieron con el secretario de medio ambiente keniata en un intento de disuadirlo de desalojar a los indígenas. Los ogiek han dicho que ninguna indemnización podrá deshacer el daño causado a sus comunidades si son forzados a abandonar sus tierras.

Kiplangat Cheruyot, del Programa para el Desarrollo de los Indígenas Ogiek declaró a Survival: “Todo el mundo ha vivido con temor durante el último mes. Esto es muy serio, los ogiek no tienen a donde ir. Están llorando por el desalojo. El Gobierno ha dicho que no se librará nadie, ni siquiera una cabra o una gallina”.

Los intentos de desalojar a los indígenas ogiek de su selva ancestral se han repetido desde tiempos coloniales, normalmente con el pretexto de que la están degradando. Pero los ogiek mantienen que son las empresas madereras y, más recientemente, los colonos ilegales, los que están provocando el daño.

Los ogiek han vivido en la selva Mau durante siglos, y dependen de ella para su sustento. A menos que el Gobierno modifique sus planes, los ogiek se convertirán en los últimos “refugiados de la conservación”, expulsados de sus hogares para satisfacer una idea anticuada de una selva libre de personas.