Las autoridades venezolanas investigan las muertes de indígenas yanomami

Niño yanomami.
Niño yanomami.
© Fiona Watson/Survival

Las autoridades venezolanas están investigando las muertes de seis indígenas yanomami en la Amazonia.

De los seis índígenas fallecidos cuatro eran adultos yanomami de la región del Alto Orinoco que habrían muerto tras ingerir agua contaminada por buscadores de oro ilegales; además dos niños yanomami habrían sido asesinados por personas no identificadas, que utilizaron una sustancia líquida desconocida.

La fiscalía está llevando a cabo una investigación para determinar cómo y por qué se produjeron las muertes.

Existen aproximadamente unos 32.000 indígenas yanomami. Viven en las selvas y en las montañas del sudeste de Venezuela y del norte de Brasil. En su tierra hay buscadores de oro trabajando ilegalmente, y los informes sugieren que el número de mineros en la zona está aumentando.

Los buscadores de oro amenazan las vidas de los yanomami, ya que incrementan las probabilidades de que se produzcan situaciones violentas e introducen enfermedades frente a las cuales los yanomami tienen escasa resistencia. El mercurio que los mineros utilizan para separar el oro contamina el agua que los yanomami beben y en la que se bañan, y el ruido de las dragas y de los generadores en los campamentos asusta a los animales que los yanomami cazan (una importante fuente de proteínas en su dieta).

Los yanomami sufrieron enormemente con la invasión de su tierra por unos de 40.000 mineros en la década de los años 80, lo que produjo la muerte del 20% de su población.

Survival ha escrito a los Gobiernos venezolanos y brasileños instándoles a que adopten todas las medidas necesarias para asegurar que cualquier minero ilegal sea expulsado de la tierra yanomami y que ningún minero más invada su tierra en el futuro.