El área de “mayor biodiversidad” de Sudamérica, amenazada por el petróleo

Lanzas cruzadas encontradas en un camino del norte de Perú, en una zona en la que está trabajando la petrolera Perenco. Las lanzas cruzadas son un símbolo utilizado por los indígenas aislados a modo de aviso para que los forasteros no se acerquen.
Lanzas cruzadas encontradas en un camino del norte de Perú, en una zona en la que está trabajando la petrolera Perenco. Las lanzas cruzadas son un símbolo utilizado por los indígenas aislados a modo de aviso para que los forasteros no se acerquen.
© Marek Wolodzko/AIDESEP

Según una nueva investigación llevada a cabo por científicos, el área de mayor biodiversidad de Sudamérica se encuentra en una extensa región de la Amazonia ecuatoriana y peruana.

Pero esta región, hogar de algunos de los últimos pueblos indígenas no contactados del planeta, se encuentra gravemente amenazada por las exploraciones y perforaciones petrolíferas.

La investigación, publicada en Plos ONE, encontró que áreas situadas en la parte oriental de Ecuador y en el norte de Perú son únicas en cuanto a su riqueza de anfibios, aves, mamíferos y plantas. Pero los científicos también advierten que empresas petroleras están trabajando, o tienen intención de hacerlo, en un 79% de la región.

“Desafortunadamente, el área de mayor biodiversidad de Sudamérica está incluida en los lotes petrolíferos 39, 67, 121, 123 y 129”, afirma Matt Finer, de la organización Save America’s Forests y uno de los autores del informe. Repsol YPF está trabajando en el Lote 39 y Perenco en los Lotes 67 y 121. Ésta última ya ha descubierto enormes depósitos de crudo, pero Repsol aún se encuentra fase de exploración.

“Estos hallazgos constituyen la base científica para realizar recomendaciones sobre políticas, como la interrupción de cualquier actividad petrolera nueva y la construcción de carreteras en el Yasuní (Ecuador), así como la creación de zonas de acceso prohibido para el desarrollo a gran escala en el colindante norte peruano”, dice el informe.

La organización amazónica de indígenas peruanos, AIDESEP, ha apelado a los tribunales de Perú para que detengan la actividad petrolífera en la región. También ha remitido una queja al cuerpo de derechos humanos más importante de Latinoamérica, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.