Una mina antipersona mata a un anciano indígena en Colombia

Los grupos armados han obligado a los indígenas jiws a huir sistemáticamente de sus hogares.

Los grupos armados han obligado a los indígenas jiws a huir sistemáticamente de sus hogares.

© Survival

Una mina antipersona ha matado a un anciano indígena en el distrito de Mapiripán, en el centro de Colombia.

Juan Bautista Ladino, un miembro del pueblo indígena desplazado jiw (también conocido como los guayaberos), iba de camino a pescar para su familia cuando pisó una mina antipersona colocada por un grupo armado.

La muerte de Ladino es la última de una serie de ataques contra los jiws, que han sido expulsados de sus hogares por la guerra interna en Colombia entre los grupos guerrilleros, los paramilitares y el ejército.

En 2008, una joven mujer jiw y su bebé de nueve meses también murieron después de pisar una mina antipersona.

Los jiws se han visto obligados a reasentarse en campamentos cercanos a los indígenas nukaks, mientras continúa la violencia en sus tierras.

Según la ONU, ambos pueblos indígenas están en peligro de extinción.

En un comunicado, la organización jiw NAXAEN ha dicho: “nos sentimos acorralados por el conflicto armado que pareciera empecinarse en perseguirnos, aun cuando nos desplazamos huyendo de él, toda vez que los grupos armados nos ponen como escudo de sus acciones, siguen minando nuestros territorios y prohibiéndonos actividades básicas para adquirir nuestro sustento diario y poder sobrevivir”.

“Nosotros no queremos participar en ese conflicto”.

La organización ha pedido al Gobierno colombiano que actúe inmediatamente para hacerse con el control de la región y asegurar la supervivencia de los jiws.