Fotógrafo colombiano recibe violentas amenazas

Un niño nukak con un collar de dientes de mono.

Un niño nukak con un collar de dientes de mono.

© Juan Pablo Gutierrez

Un fotógrafo colombiano cuyas fotos del pueblo indígena nukak han ayudado a generar conciencia sobre su desesperada situación ha recibido violentas amenazas que le advierten de que se mantenga alejado de los indígenas.

Juan Pablo Gutiérrez había estado trabajando en el sur de la Amazonia colombiana, donde fotografiaba a los nukaks. La pérdida de sus tierras a manos de grupos armados y los colonos que cultivan coca han devastado las vidas de estos indígenas.

La semana pasada, Gutiérrez recibió el siguiente email:

“Deje de joder con sus fotos y con su posición de defensa a los derechos humanos malparidito. Usted lo que es es un guerrillero izquierdista disfrazado de fotografo. Queremos que sepa guevonsito que le estmos siguiendo las huellas y que ya sabemos donde eata metido y para donde se va y si sigue mariquiando la proxima vez no va a ser una carta. Lo vamos a ir a buscar personalmente.

Deje de joder con sus fotos y callese por que se va a buscar que lo callemos nosotros".

Aún se desconoce quién es el remitente, con el nombre de “Callon001”.

Tanto los paramilitares como los insurgentes de la guerrilla actúan en la región donde Gutiérres estaba trabajando. Las amenazas de muerte y la violencia son habituales contra los defensores de los derechos humanos en Colombia.

Hace unos días, los nukaks nómadas se vieron directamente atrapados en la violencia con el secuestro por la guerrilla de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) de un barco hospital en el que se les enviaban suministros médicos de primera necesidad.

Los nukaks se enfrentan a una grave amenaza de extinción si la violencia continúa en sus territorios.

Gutiérrez ha asegurado a Survival que no dejará que las amenazas le impidan documentar la lucha de los nukaks.