Rusia ordena el cierre de una organización indígena

Hombre khanty en Siberia.

Hombre khanty en Siberia.

© Jon Spaull

La última oleada de represión hacia las ONG rusas se ha llevado por delante a una de las organizaciones de derechos indígenas del país.

El ministro de Justicia ha anunciado la suspensión de RAIPON (Asociación Rusa de Pueblos Indígenas del Norte, por sus siglas en inglés) por un periodo de seis meses debido a que sus estatutos ya no están en línea con la legislación federal.

En Rusia, las leyes referentes a las ONG son cambiadas con frecuencia en un esfuerzo por parte del Estado para controlar a las organizaciones con vínculos internacionales. RAIPON ha intentado en varias ocasiones cambiar sus estatutos para que se siguieran ajustando a la ley, pero el Gobierno ha rechazado las modificaciones.

RAIPON nació en 1990 y representa a 270.000 personas de 41 grupos indígenas. Ha dado voz a los indígenas de algunas de las zonas más remotas e inhóspitas de la Tierra. La organización ha trabajado de cerca con Survival International durante muchos años en la defensa de los derechos de los pueblos indígenas de Rusia.

RAIPON es miembro del Consejo Ártico, un foro intergubernamental de gobiernos y pueblos del Ártico. La suspensión de RAIPON se anunció en la víspera de una reunión de dicho organismo, al que por primera vez la organización no pudo acudir. El Gobierno canadiense, que en estos momentos ocupa la presidencia del Consejo Ártico, se ha unido a otros miembros para “expresar su preocupación” por este hecho.

Para muchos la suspensión es un intento de eliminar la oposición a la explotación de los recursos naturales en Siberia. En agosto de este año RAIPON y otros representantes de los pueblos indígenas del norte de Rusia apoyaron una petición para prohibir la producción de petróleo en las zonas del Ártico que ellos usan tradicionalmente.