Perú revoca el informe oficial sobre amenazas para los indígenas aislados

Raya, un anciano nahua. Más de la mitad de su pueblo fue aniquilado tras la apertura de su tierra a la exploración petrolífera.

Raya, un anciano nahua. Más de la mitad de su pueblo fue aniquilado tras la apertura de su tierra a la exploración petrolífera.
© Johan Wildhagen

El primer ministro de Perú anunció que su Gobierno ha descartado un informe oficial que advertía sobre los peligros de un polémico proyecto gasístico para los pueblos indígenas aislados. Se trata de una nueva muestra de la intensa presión proveniente de la cúpula del Gobierno peruano para seguir adelante con el proyecto.

El informe fue publicado por el departamento de Gobierno responsable de los asuntos indígenas, el Ministerio de Cultura, en respuesta a los planes de expansión del gigantesco proyecto de gas de Camisea, en el sureste de la Amazonia peruana.

El proyecto de gas se ubica en el corazón de una reserva creada para proteger a varias tribus no contactadas y aisladas.

El informe contiene ochenta y tres “observaciones” que describen los peligros que representan los planes de expansión para los pueblos indígenas de la zona. Apenas horas después de su publicación fue retirado de la página web del Ministerio y ahora ha quedado completamente desestimado por el Gobierno.

El Ministerio de Cultura de Perú es el responsable de proteger los derechos de los pueblos indígenas y puede rechazar los planes de expansión del proyecto gasístico hacia el interior de la reserva de las tribus.

El descarte del informe ha sido duramente criticado por organizaciones indígenas y algunos medios de comunicación peruanos como una táctica del Gobierno para impulsar los planes de gas, a pesar de la oposición generalizada.

Los indígenas nahuas, que fueron diezmados como consecuencia de la exploración inicial en el área, han escrito al Ministerio en rechazo a los planes de expansión y varios ministros han dimitido, aparentemente, por la presión para dar luz verde al proyecto.