Prosigue el bloqueo penan pese a los arrestos

Niños penanes participan en el bloqueo de la presa de Murum.

Niños penanes participan en el bloqueo de la presa de Murum.

© Raymond Abin/Survival

La tribu penan prosigue con su bloqueo de la presa de Murum, a pesar de que el pasado 7 de noviembre diez de sus miembros fueron detenidos, dos de ellos niños. Los penanes del estado malasio de Sarawak bloquean la presa de Murum desde septiembre y exigen mejores compensaciones y más tierra. La presa inundará la selva tradicional en la que habitan las tribus de los penanes y de los kenyahs.

Ocho indígenas penanes, incluido un niño de unos 13 años, fueron arrestados en la presa y están en custodia policial. Otros dos penanes, incluido un joven de 16 años, fueron detenidos cuando intentaban visitar a sus familiares en la comisaría más tarde. Los diez permanecieron detenidos durante diez días, antes de ser puestos en libertad la semana pasada. Se prevee que el próximo 26 de noviembre comparezcan ante los tribunales, aunque los cargos que se les imputan no están claros.

Ya se ha iniciado el proceso de inundado de la presa, a pesar de que las instalaciones donde se reubicará a los penanes todavía no se han terminado y de que no se les ha consultado debidamente sobre el proceso de reasentamiento. Un activista local dijo a Survival que las declaraciones del Gobierno que aseguran haber consultado a la comunidad y cumplir con los estándares internacionales “no son más que mentiras”.

Unos 1.400 penanes han sido avisados de que deberán trasladarse para dar paso a la presa de Murum, la primera de las doce presas proyectadas en el estado de Sarawak. Los penanes de dos comunidades, Long Wat y Long Malim, ya se han trasladado a una de las áreas de reasentamiento, pero las comunidades restantes están a la espera de más tierra y mayor compensación.

Survival International ha condenado la detención de niños penanes. También está solicitando al Gobierno de Malasia que detenga la inundación de la presa hasta que se consideren las peticiones de los penanes y estos hayan dado su consentimiento libre, previo e informado al proceso de reasentamiento.