Brasil: Temer destruye los derechos indígenas para salvar su piel

Gran movilización indígena en Brasilia contra las tentativas del gobierno de debilitar los derechos indígenas, mayo de 2017
Gran movilización indígena en Brasilia contra las tentativas del gobierno de debilitar los derechos indígenas, mayo de 2017
© Survival

El presidente de Brasil Michel Temer ha aceptado un controvertido dictamen jurídico que niega los derechos territoriales de los pueblos indígenas y lo ha establecido como una directriz oficial de la administración pública.

Según este dictamen los pueblos indígenas no tienen derecho sobre sus tierras si no las estaban ocupando cuando se promulgó la Constitución Federal de Brasil en octubre de 1988.

El dictamen contradice la Constitución, que reconoce claramente que los pueblos indígenas tienen el derecho exclusivo de ocupar y usar las tierras tradicionales que llevan habitando desde mucho antes de la llegada de los colonizadores europeos.

El Ministerio Federal Público de Brasil (la Fiscalía General) y juristas eminentes afirman que se trata de una opinión no vinculante, que no tiene estatus legal y es inconstitucional.

Joenia Wapixana, la primera abogada mujer indígena brasileña afirmó: “Nuestros derechos originarios son imprescriptibles, por eso establecer un marco temporal es inconstitucional.”

Luiz Henrique Eloy, un abogado indígena terena que trabaja en la red Articulação dos Povos Indígenas do Brasil-APIB
dijo: “La tesis [del marco temporal] es totalmente inconstitucional; la Constitución reconoce el derecho indígena como derecho originario que precede a cualquier otro. Se trata de la postura de algunos ministros, no está consolidada.”

La Cámara de los Diputados votará el próximo mes de agosto si inculpar al presidente Temer por cargos de corrupción. En las semanas previas a la votación, los analistas dicen que Temer está intentando asegurarse el apoyo de los parlamentarios, muchos de los cuales están relacionados o representan a la poderosa bancada ruralista (el poderoso sector del agronegocio de Brasil), que es totalmente antindígena.

Muchos en el sector del agronegocio, particularmente en las regiones sur y centro-oeste, ocupan territorios indígenas y se lucran gracias a ellos después de que los propietarios indígenas fueran expulsados décadas antes.

En una tentativa descarada de ganar apoyos, los activistas temen que Temer esté preparado para socavar seriamente los derechos indígenas.

El diputado federal Luis Carlos Heinze, miembro destacado del Frente Parlamentar da Agropecuária, al ser consultado sobre el dictamen antes de ser publicado dijo: “[Ahora] más del 90% de los [más de 700] casos [de demarcación de los territorios indígenas en curso] que tiene Brasil son ilegales y serán archivados.”

Survival le concedió el premio “Racista del año” por sus comentarios ofensivos en contra los indígenas brasileños.

Organizaciones indígenas y ONG en Brasil han publicado un contundente comunicado de prensa condenando el dictamen y han pedido al Ministerio Público que lo suspenda.

Survival International mantiene su firme apoyo a los pueblos indígenas y ONG en Brasil y condena esta acción ilegal contra los pueblos originarios de Brasil.

Firma:
www.survival.es/recogidasdefirmas/detengan-terribles-leyes