¿Qué pruebas tiene Survival International de abusos de los derechos humanos?

Hemos estado investigando el exterminio de los pueblos indígenas de la cuenca del Congo desde la década de 1980. En 2017 publicamos un informe de 120 páginas: “How Will We Survive: The Destruction of Congo Basin Tribes in the Name of Conservation” (“¿Cómo sobreviviremos? La destrucción de los pueblos indígenas de la cuenca del Congo en nombre de la conservación”).

Survival ha investigado el impacto de la creación del parque Messok Dja en las comunidades bakas durante años. En diciembre de 2018, publicamos cartas de bakas relatando violaciones de los derechos humanos por parte de guardaparques financiados por WWF.

Survival trabaja codo con codo con contactos bakas y ONG congoleñas locales, haciendo campaña contra la violación de los derechos humanos de los pueblos indígenas en nombre de la conservación de la naturaleza. Estas organizaciones de la sociedad civil redactaron una declaración conjunta en la que condenaban los abusos que están teniendo lugar en Messok Dja.

Rainforest Foundation UK también reunió pruebas de la magnitud de los abusos, que recoge en dos artículos: “Protected areas in the Congo Basin: Failing both people and biodiversity” y “The Human Impact of Conservation in the Republic of Congo”.

¿Por qué están siendo perseguidos los bakas? Deben de estar haciendo algo mal.

Al igual que te ocurre a ti, en Survival nos esforzamos por entender cómo WWF puede justificar este trato a los bakas. Los pueblos indígenas son los mejores conservacionistas y guardianes de la naturaleza. Los hechos demuestran que gestionan el medioambiente y su biodiversidad mejor que nadie.

Pese a que los bakas habitan la selva de Messok Dja desde tiempos inmemoriales, WWF califica estos bosques como “vírgenes” e “inexplorados”. ¡No es casual que hayan conservado su biodiversidad! Los bakas son un pueblo cazador-recolector que tiene una comprensión extraordinaria de una vida sostenible, lo cual está en consonancia con los objetivos conservacionistas de WWF. Si la biodiversidad abunda en estos bosques es gracias al gran conocimiento sobre la conservación que poseen los bakas. Ellos ya eran expertos conservacionistas mucho antes de que se ideara el concepto de “conservación”.

¿Por qué Survival se enfrenta a WWF? WWF cuenta con una política sobre pueblos indígenas.

Ante los ojos de WWF se están cometiendo flagrantes violaciones de los derechos humanos de los pueblos indígenas. Los proyectos de conservación de WWF conllevan la expulsión de estos pueblos de sus tierras contra su voluntad, destruyen sus modos de vida y llegan a amenazar su existencia. Cuando la organización crea una nueva área protegida en los territorios ancestrales de los pueblos indígenas, no se asegura de que el pueblo dé su consentimiento. Mientras tanto, los guardaparques financiados por WWF persiguen a los indígenas sometiéndolos a violencia física. Los proyectos de WWF están destruyendo sus vidas de forma irreparable. El gigante de la conservación debe responder de sus actos.

No negamos que el documento de WWF sobre pueblos indígenas causa una buena primera impresión, pero el problema es que parece que su contenido no tiene peso ni para el propio WWF: ¡continúa mostrando evidente desprecio hacia su propia política! El hecho de que cuente con una política convincente sobre el papel no le otorga inmunidad. Survival continuará haciendo campaña hasta que WWF actúe en consonancia con su propia política y con las leyes nacionales e internacionales, y no quede todo en meras palabras.

Seguro que WWF y Survival pueden trabajar juntas en lugar de enfrentarse.

No se trata de un enfrentamiento entre dos organizaciones. Se trata de que Survival International responsabiliza al sector de la conservación de la naturaleza, incluidas las grandes organizaciones conservacionistas, de graves violaciones de los derechos humanos cometidas contra los pueblos indígenas en todo el mundo.

Nos dirigimos a WWF por primera vez en relación con los impactos de su labor entre los bakas en 1991, y desde entonces nos hemos reunido varias veces con miembros de su plantilla. Volvimos a plantearle la cuestión en 2014, momento en el que WWF comenzó a ignorar a menudo nuestras cartas. Cuando recibíamos contestación, las respuestas las enviaba su representante de relaciones públicas (es difícil no deducir de ello que su principal preocupación con respecto a nuestras informaciones sobre los abusos contra los bakas era la de salvaguardar su reputación, y no la de poner fin a los graves abusos de los derechos humanos).

En 2016, Survival logró que se admitiera a trámite una queja contra WWF por incumplimiento de las directrices de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) aplicables a las entidades multinacionales. La autoridad competente reconoció que, a la luz de las pruebas presentadas por Survival, había motivos suficientes para investigar a WWF por no observar una conducta responsable en su actividad. Es la primera vez que una organización sin ánimo de lucro fue sometida a un escrutinio de este tipo. En el transcurso de nuestras negociaciones posteriores con WWF, quedó claro que la organización no tenía intención de respetar su propia política hacia los pueblos indígenas, que calificó de “aspiracional”. WWF se negó a aceptar que respetaría el derecho de los bakas a dar su consentimiento o no a los proyectos de conservación en su territorio. Para conocer de primera mano qué ocurrió durante las negociaciones y por qué fracasaron puedes leer la explicación del director de Survival, Stephen Corry, en este artículo.

Después de muchos intentos de entablar un diálogo con WWF, no pedimos disculpas por nuestras críticas a su conducta.

Entonces, ¿ahora Survival es anticonservacionista?

Survival International no está en contra de la conservación de la naturaleza. Al contrario, nuestras campañas apuntan a grandes organizaciones conservacionistas, como WWF, que continuamente prescinden de obtener el consentimiento de los pueblos indígenas para los proyectos de conservación en su territorio. Todavía no conocemos ni un ejemplo de que una de estas organizaciones lo haya hecho debidamente. Esto no solo constituye un incumplimiento flagrante del Derecho Internacional, sino que además es contraproducente para los propios fines de WWF. Está claro que un sistema en que los pueblos indígenas –los mejores guardianes del mundo natural– son expulsados de sus tierras ancestrales está condenado al fracaso. Defendemos un nuevo enfoque de la conservación que coloque en su centro a los pueblos indígenas. Es lo mejor: por los indígenas, por la naturaleza, por la humanidad.

Survival ha de tener un plan, ¿no?

Nuestro único plan es defender los derechos de los pueblos indígenas. Somos plenamente conscientes de que muchos simpatizantes de Survival son conservacionistas convencidos y puede que también sean simpatizantes de WWF. Admitimos que esta campaña comporta el riesgo de perder su apoyo. Sin embargo, si nos tomamos en serio la lucha por los derechos de los pueblos indígenas, el grado de popularidad no debe preocuparnos, sino que hemos de entablar las batallas que los pueblos indígenas quieren que libremos. Esta es la razón por la que Survival International, a diferencia de WWF, no acepta donativos de empresas ni de gobiernos: no respondemos ante nadie más que los pueblos indígenas.

Pero está claro que hay que proteger la vida silvestre; los daños colaterales son lamentables, pero inevitables.

¡Claro que hay que proteger la vida silvestre! En Survival no estamos en contra de los animales. La campaña de Survival no pretende poner en entredicho la conservación efectiva, sino favorecerla. Los pueblos indígenas son excelentes conservacionistas y excluirlos de la conservación es un sinsentido. Si no nos crees, mira lo que dice la política de WWF:

“La mayoría de las áreas importantes de alto valor natural que quedan en la tierra están habitadas por pueblos indígenas. Esto demuestra la eficacia de los sistemas indígenas de gestión de recursos. Los pueblos indígenas, sus instituciones representativas y las organizaciones conservacionistas deberían ser aliadas naturales en la lucha por conservar tanto un mundo natural sano como sociedades humanas sanas.”

Hay cada vez más pruebas que demuestran que la manera más fácil de proteger nuestro planeta consiste en respetar los derechos de los pueblos indígenas y confiar en su demostrada capacidad de vivir de modo sostenible en sus tierras. Esto significa que quien diga que se toma en serio la conservación también debe tomarse en serio los derechos de los pueblos indígenas.

Para más información sobre los motivos por los que el respeto de los derechos de los bakas es fundamental para una conservación efectiva, consulta nuestra página web.

¿No existe una solución de compromiso? ¿No podríais simplemente pedir a WWF que se asegure de que cuentan con el consentimiento de los bakas?

En estos momentos, las comunidades bakas asocian a WWF con persecución y violencia y por tanto incluso si WWF dijera que ha obtenido el consentimiento de los bakas, esa afirmación estaría vacía de contenido. Los bakas deben percibir que pueden oponerse libremente al parque si así lo desean, sin temor a sufrir represalias en caso de oponerse. Mientras esto no sea así, todo supuesto consentimiento carecería de sentido.

¿Qué puedo hacer para ayudar?

¡Muchas cosas! Necesitamos tu ayuda para mantener la presión internacional y queremos que tantas personas como sea posible se unan a nuestra lucha. Daremos a los simpatizantes la oportunidad de asumir un papel realmente activo y emocionante en esta campaña de principio a fin. Escribirás a algunos de los actores claves en esta campaña, educando a otras personas en las redes sociales y mucho más. Pronto te haremos saber más sobre esto.

Emprenderla con organizaciones muy populares como WWF será difícil. El público confía plenamente en WWF: por ejemplo, WWF de los Países Bajos, una de las entidades principales que financian el proyecto de Messok Dja, ingresa casi 33 millones de euros al año, o 63 euros por minuto, tan solo de donantes individuales (cuentas anuales de WWF Países Bajos 2017-2018).

Necesitamos tu ayuda para asegurar que quienes son totalmente leales a WWF escuchen nuestro mensaje y presionen a su estimada organización a que respete los derechos humanos.

¿Por qué quiere WWF crear el Parque Nacional Messok Dja? ¿Qué tiene esta área de especial?

La creación de parques nacionales es el elemento central del plan de WWF para “proteger” el planeta. Se ha fijado un objetivo para 2020 a escala mundial: el 20 % de la superficie terrestre deberá estar “protegida”. Esta parte del Congo ha sido declarada “área prioritaria” para la conservación de los grandes simios y se considera el “último bastión de elefantes de África”. Por tanto, reviste un interés particular para las organizaciones conservacionistas.

Survival International no pone en duda la importancia de conservar la flora y la fauna del mundo. De hecho, las tribus indígenas son las más interesadas en que hagamos que nuestro planeta esté protegido frente a la explotación de los recursos naturales y la degradación humana. Sin embargo, las organizaciones conservacionistas pueden y deben respetar los derechos de los pueblos indígenas. Survival respalda las pruebas que demuestran cada vez más que sin el apoyo de la población local, la conservación está condenada al fracaso. La protección de las tribus y la conservación de la naturaleza deben respetar los derechos de los pueblos indígenas y tribales.


No podemos hacer artículos como este sin tu apoyo. Dependemos de tus aportaciones para llevar a cabo nuestras investigaciones, obtener evidencias y publicar los resultados. No aceptamos financiación de gobiernos o corporaciones, por lo que nuestra integridad nunca se ve comprometida. Por favor, hazte socio/a o dona. Sin ti, no puede haber Survival (supervivencia).