India incumple el plazo para poner fin a los “safaris humanos” en las islas Andamán

Vehículos hacen cola para entrar a la selva de los jarawas. Los turistas todavía acuden en masa para entrar a la reserva jarawa y tratar a la tribu como animales en un parque de safari.

Vehículos hacen cola para entrar a la selva de los jarawas. Los turistas todavía acuden en masa para entrar a la reserva jarawa y tratar a la tribu como animales en un parque de safari.

© www.andamanchronicle.net /Survival

Las autoridades de las islas Andamán de la India han fracasado en poner punto final a los “safaris humanos” que afectan a la vulnerable tribu de los jarawas en el plazo límite que fijaron para marzo de 2015.

Aunque la administración de las islas ha llevado a cabo medidas positivas para alejar a los turistas de la carretera ilegal que atraviesa la reserva de los jarawas, los avances en la ruta marítima alternativa son terriblemente lentos.

En 2013, las autoridades de las islas Andamán se comprometieron ante el Tribunal Supremo de la India a establecer una ruta marítima alternativa para marzo de 2015, pero su construcción no ha comenzado todavía. También se han anunciado planes de ampliar la carretera Andaman Trunk Road (fuera de la reserva) y construir dos nuevos puentes.

Han pasado cinco años desde que Survival International, el movimiento global por los derechos de los pueblos indígenas y tribales, sacara a la luz por primera vez los “safaris humanos” y desde entonces, más de 12.000 personas se han comprometido a no viajar a las islas Andamán hasta que no se detengan los safaris humanos.

Los jarawas son una tribu vulnerable a la explotación a manos de foráneos y los furtivos son conocidos por engatusar a las mujeres jarawas con alcohol y drogas para explotarlas sexualmente.

Los jarawas son una tribu vulnerable a la explotación a manos de foráneos y los furtivos son conocidos por engatusar a las mujeres jarawas con alcohol y drogas para explotarlas sexualmente.
© Survival

Pero cientos de turistas continúan atravesando la reserva diariamente, perturbando a los animales que los jarawas cazan para sobrevivir y tratando, de hecho, a los jarawas como a animales en un zoológico.

Los jarawas son extremadamente vulnerables a la explotación de los foráneos y podrían enfrentarse a un destino similar al de sus vecinos, los granandamaneses, que se vieron diezmados debido a los asentamientos forzosos y las enfermedades introducidas por los colonos británicos.

El año pasado fue revelado que cazadores furtivos entran con regularidad en la reserva jarawa y algunos atraén a mujeres jóvenes jarawas con alcohol o drogas para explotarlas sexualmente.

El director de Survival, Stephen Corry declaró: “Cuanto más se tarde en completarse la construcción de la ruta alternativa, mayor será el riesgo para los jarawas que, como todos los pueblos indígenas recientemente contactados, se enfrentan a una catástrofe si sus tierras no son protegidas. Es un paso enormemente positivo que el proceso ya haya comenzado, ahora es vital que la ruta alternativa se construya lo antes posible".