Un incendio amenaza con aniquilar a indígenas aislados en Brasil

Las llamas han devorado ya casi la mitad de la selva Arariboia.

Las llamas han devorado ya casi la mitad de la selva Arariboia.

© Toby Nicholas/Survival

Un devastador incendio en la Amazonia brasileña amenaza con destruir a uno de los pueblos indígenas más vulnerables del planeta. 

Las llamas han arrasado ya más de 1890 kilómetros cuadrados de selva, más del 42% del Territorio Indígena Arariboia que habita un grupo de indígenas aislados awás. Como todos los pueblos indígenas en aislamiento, los awás que rechazan el contacto con el mundo exterior son extremadamente vulnerables a la violencia que infligen los foráneos o a las enfermedades que estos propagan.

Otros pueblos indígenas de la región se movilizaron para proteger a los awás tratando de extinguir el fuego. Sin apoyo de las autoridades brasileñas, un grupo de indígenas guajajaras trató por todos los medios de contener el avance de las llamas. Los guajajaras son conocidos por oponer resistencia a las actividades madereras ilegales, que de continuar fuera de control también podrían tener consecuencias nefastas para sus vecinos awás. 

Un hombre perteneciente al grupo de los denominados “guardianes guajajaras” declaró:

“Estamos defendiendo nuestro territorio para que los awás no contactados puedan sobrevivir. Hemos intentando reducir el número de madereros en nuestra tierra y esperamos poder expulsarlos a todos. De otro modo, los awás podrían resultar aniquilados. Solo queremos que puedan vivir en paz.”

Los guardianes guajajaras se oponen a la tala ilegal y al contacto forzoso con sus vecinos.

Los guardianes guajajaras se oponen a la tala ilegal y al contacto forzoso con sus vecinos.

© Survival International 2015

A pesar de los esfuerzos por extinguir el incendio, las llamas siguen devorando la selva. Solo recientemente equipos de bomberos del Gobierno de Brasil se desplazaron a la zona. Hasta entonces todos los esfuerzos por apagar el fuego provinieron de voluntarios guajajaras. Pruebas como huellas o refugios parecen indicar que los awás están huyendo del incendio y luchando por mantenerse al margen de las llamas.

Según informaciones, los madereros podrían estar disparando a los equipos de bomberos. Se sospecha que estén utilizando el fuego para encubrir la tala ilegal en alguna parte del territorio.

Survival International, el movimiento global por los derechos de los pueblos indígenas y tribales, está apremiando al Gobierno de Brasil para que redoble esfuerzos en la extinción del fuego y proteja la tierra de los awás para salvarlos de la aniquilación.

El año pasado una campaña global de Survival ayudó a ejercer presión sobre el ministro de Justicia de Brasil, lo que desencadenó el envío de centenares de agentes al territorio central de los awás para expulsar a los madereros ilegales.

“Como si la deforestación del territorio awá a manos de madereros no fuera bastante, ahora es también pasto de las llamas”, declaró en un comunicado tras conocer la noticia del incendio Stephen Corry, el director de Survival International. “El papel desempeñado por el Gobierno para apagar el incendio ha sido a todas luces insuficiente. Teniendo en cuenta lo devastador que es para los awás, las autoridades han de conseguir mantener las llamas bajo control con carácter de urgencia”.