Se impide a los bosquimanos llevar agua a una de las regiones más secas del mundo

Los bosquimanos dependen de los burros para llevar agua a la reserva
Los bosquimanos dependen de los burros para llevar agua a la reserva
© Survival

Las autoridades de Botsuana están impidiendo a los bosquimanos del Kalahari que lleven agua a sus familiares en una de las regiones más secas del mundo.

Esta decisión sugiere que el Gobierno está intensificando su larga campaña para forzar a los bosquimanos a que abandonen sus tierras ancestrales y se instalen en campos de reasentamiento gubernamentales.

Los agentes forestales han anunciado a los bosquimanos que intentan llevar agua a la Reserva de Caza del Kalahari Central (RCKC) para sus necesitados familiares que no pueden usar burros para transportarla, puesto que estos animales ya no están permitidos dentro de la reserva.

A falta de vehículos, los bosquimanos que desean prestar ayuda a sus amigos y familiares dentro de la reserva dependen en gran medida de burros para llevarles agua. A pesar de una sentencia del Tribunal Supremo que dice que los bosquimanos tienen el derecho a vivir en sus territorios ancestrales dentro de la reserva, el Gobierno de Botsuana ha prohibido a los residentes acceder a un pozo que se encuentra en sus tierras. Esta prohibición hace que, en la estación seca, los bosquimanos tengan que depender de agua traída desde el exterior de la reserva, que es extremadamente difícil de transportar sin burros.

El mes pasado, los bosquimanos fueron a los tribunales en un intento de conseguir acceso al pozo de agua. Sin embargo, los bosquimanos aún están esperando a que el juez anuncie su veredicto. Está previsto que el veredicto se dé a conocer el próximo miércoles 21 de julio.

La nueva política sobre los burros parece estar en clara contradicción con la Regulación 25(1) de las Regulaciones de Parques Nacionales y Reservas de Caza, que establece que cualquiera puede entrar en la Reserva “por medio de… montar un caballo, camello, burro u otro animal aprobado por el Director”. Es de suponer que es por esto que el Departamento de Vida Salvaje y Parques Nacionales ha dicho que los “safaris a lomos de animales (en camello, a caballo, etc.) deben ser permitidos y fomentados” en “zonas de turismo de baja densidad”, incluyendo áreas de la RCKC. Lo que no es aceptable para un bosquimano es, al parecer, perfectamente aceptable para un turista. Uno paga y el otro no.

El Gobierno también ha permitido la apertura de un alojamiento turístico de lujo de la empresa Wilderness Safaris que incluye bar y piscina para los turistas, y ha excavado nuevos pozos para proporcionar agua a los animales salvajes exclusivamente. Es probable que, en un futuro próximo, conceda una licencia para una mina de diamantes en territorio bosquimano, para la cual se excavarán nuevos pozos, a condición de que la mina no proporcione agua a los bosquimanos.

El director de Survival, Stephen Corry, dijo hoy: “Cuando se den cuenta de lo que está ocurriendo, los turistas éticos no querrán ir a zonas donde a los pueblos indígenas se les niegan explícitamente sus derechos. Botsuana dice que quiere más turistas, pero sus acciones no podrían ir más encaminadas a ahuyentarlos. La opresión incesante de sus primeros ciudadanos pone otro clavo más en el ataúd de su reputación”.