La selva de los penan ha sido arrasada en los 30 años de gobierno de Taib.
La selva de los penan ha sido arrasada en los 30 años de gobierno de Taib.
© Survival International

Un nuevo informe sobre derechos humanos del Gobierno de Estados Unidos ha destacado la batalla que libra el pueblo indígena penan para proteger su selva en Sarawak, en la parte malasia de Borneo, frente a la tala.

El documento del Departamento de Estado de EE.UU. cita a grupos de derechos indígenas que afirman que el Gobierno del gobernador de Sarawak, Taib Mahmud, ha cedido la tierra de los penan “a empresas madereras y de desarrollo urbanístico a cambio de favores políticos y dinero”.

Taib Mahmud lleva treinta años en el poder, y ganó las elecciones estatales la semana pasada. Miles de indígenas penan no pudieron votar porque no se les habían facilitado documentos de identidad.

Los penan han vivido en las selvas de Sarawak desde tiempos inmemoriales

Los penan han vivido en las selvas de Sarawak desde tiempos inmemoriales
© Robin Hanbury-Tenison/Survival

El informe de EE.UU. incluye relatos sobre cómo “las empresas madereras acosaron y a veces amenazaron a destacados líderes penan” y cómo “trabajadores de dos empresas madereras (…) abusaban sexualmente con regularidad de mujeres y niñas penan”. Un ministro del Gobierno de Sarawak ha confirmado las violaciones, pero no se ha tomado ninguna medida contra los culpables.

Los indígenas penan, que viven de la caza y la recolección, están luchando para mantener los últimos pedazos de su selva a salvo de las empresas madereras. Una mujer penan dijo a Survival: “Nuestra tierra y nuestro río han sido destruidos por la empresa maderera, por la plantación de palma de aceite. Traen penuria y sufrimiento a nuestra tierra”.

El director de Survival International, Stephen Corry, ha declarado hoy: “El informe del Departamento de Estado da mayor peso a la creciente condena mundial por el trato que el Gobierno de Sarawak da a los penan. Los derechos humanos de los penan están siendo ignorados, sus selvas destruidas, y su supervivencia amenazada”.